Curcuma cuadrdada

Dieta anticáncer

7 alimentos imprescindibles para prevenir el cáncer

Un 50%-70% de los casos de cáncer pueden prevenirse con una nutrición adecuada. Mantén el sistema inmunitario fuerte y aleja la inflamación de tus células

Tomás Álvaro

1. Cúrcuma

La cúrcuma es el antiinflamatorio natural más potente identificado hasta la fecha. Posee acciones proapoptótica (muerte de la célula tumoral), antiangiogénica (destrucción de los vasos sanguíneos del tumor) y potenciadora del efecto de la quimioterapia. Mezclada con pimienta negra, su absorción y su efecto aumentan hasta 2.000 veces. También se puede disolver en aceite de oliva. Su efecto de bloqueo de la migración celular y la invasión le acredita como un agente preventivo de metástasis.

2. Nueces y semillas

Las nueces y las semillas de lino y de chía son ricos en ácidos grasos omega 3. Y es que el buen funcionamiento del organismo depende del buen equilibrio entre los omega 3 y 6. Un alto consumo de productos de procedencia animal, una baja cantidad de fibra y el desequilibrio entre ácidos grasos omega 3 y omega 6 incrementa el riesgo de cáncer. Los omega 3 pueden reducir el número y tamaño de pólipos precancerosos, disminuyen la inflamación asociada al tumor y aumentan la respuesta a la quimioterapia. Las semillas de girasol son ricas en selenio, un inmunonutriente que ayuda a hacer frente al cáncer.

3. Verduras y frutas

Alimentos como verduras y frutas ricas en carotenoides –zanahorias, calabacín y calabaza, tomate, caqui, albaricoques y remolacha– no deben faltar en la despensa. El brócoli y la col también ayudan a mantener en forma el sistema inmune.

4. Setas

Las setas actúan como potentes inmunonutrientes, estimulando el sistema inmune, que es capaz de detener y/o controlar el crecimiento de un tumor. Las mejores son el shiitake y el maitake, que contienen lentinano, muy adecuado especialmente durante la quimioterapia. Al igual que los champiñones, ayudan a frenar la aparición de metástasis y, además, son ricas en selenio.

5. Algas

Las algas estimulan el sistema inmune. Actúan frenando el crecimiento del cáncer e inhiben el crecimiento del tumor por vía hormonal antiestrogénica. La fucoidina (en las algas kombu y wakame) posee un poderoso efecto sobre las células (NK, natural killer) y son proapoptóticas. La fucoxantina es un carotenoide efectivo para inhibir el crecimiento tumoral.

6. Probióticos

Los probióticos son microorganismos vivos que se emplean para prevenir el cáncer y contribuir a su remisión. Son inmunoestimulantes y se encuentran en forma de lactobacillus acidophilus y bifidus, y en los yogures orgánicos, el kéfir o la col fermentada.

7. Y además, cuídate con... ¡Vitaminas del sol!

La forma activa de la vitamina D (D3) tiene poderosos efectos anticancerígenos y antioxidantes, y sobre los sistemas nervioso, muscular e inmune.
• La mayoría de la población presenta concentraciones bajas de vitamina D, derivadas de una exposición solar insuficiente, signo de que pasamos muchas horas en espacios cerrados.
• Las dosis bajas de Vitamina D están ligadas a un mayor riesgo de mortalidad por una veintena de enfermedades, entre las que se encuentran la hipertensión, la diabetes y el cáncer.
• En relación al cáncer, tiene una importante acción proapoptótica, ya que incide sobre las células tumorales y favorece su eliminación.

Artículos relacionados