alimentos mala circulación

Buena circulación sanguínea

¡Circule, por favor! 10 alimentos para mejorar la circulación

Arterias y venas recorren nuestro cuerpo llevando la sangre allí donde se necesita, pero si a esta le cuesta circular pueden surgir problemas

Martina Ferrer

Según la Medicina Tradicional China, gozar de una correcta circulación sanguínea depende del chi o energía de bazo e hígado. Tiene que haber suficiente energía de bazo para que la sangre circule bien por los vasos sanguíneos y, a su vez, si hay toxicidad acumulada (eliminarla es una tarea del hígado), las venas pueden perder elasticidad.

Cuidar el sistema linfático también es básico para evitar la mala circulación, ya que recoge a través de la linfa buena parte de los residuos que circulan por la sangre; luego este líquido es transportado de nuevo al torrente sanguíneo. Este es uno proceso inmunitario esencial.

Mantener una vida activa, evitar el estreñimiento, elevar las piernas al descansar y usar técnicas de hidroterapia ayuda a una buena circulación.

10 alimentos para evitar la mala circulación sanguínea

La alimentación es decisiva. Conviene evitar los azúcares y las harinas refinadas, los tóxicos, hidratarse bien y evitar las bebidas con gas. Los alimentos de naturaleza caliente según la medicina oriental (como la carnes, el alcohol o el café) también favorecen la obstrucción.

1. El limón mejora la elasticidad

Su vitamina C es imprescindible, pues interviene en la formación de colágeno y elastina, unas proteínas que influyen en la pared capilar.

Toma el zumo de 1 limón en un vaso de agua por la mañana. Si aprovechas la piel (puedes rallar un poco) y la parte blanca obtendrás aún más antioxidantes. También puedes aliñar tus verduras con zumo de limón.

2. La cúrcuma protege frente a la inflamación

Es antiinflamatoria y fácil de usar. Buena parte de sus beneficios para la circulación se deben a su efecto antioxidante, que contrarresta la acción de radicales libres y tóxicos en el organismo.

Consume 2 rodajas de la raíz fresca al día en infusión, smoothie, crema o salsa, siempre con pimienta negra y un poco de aceite.

3. El jengibre fluidifica la sangre

Su consumo frecuente y habitual ayuda a movilizar la energía y activa la circulación de la sangre al fluidificarla. Consúmelo fresco o seco a diario en salsas, cremas de verduras, dulces o infusiones.

4. Las pipas de girasol aportan vitamina E

Además de aportar aminoácidos esenciales necesarios para el mantenimiento de las estructuras capilares, son ricas en vitamina E, uno de los antioxidantes más potentes para nuestro cuerpo.

El consumo recomendado de semillas de girasol es de 1 cucharada al día, tal cual o, mejor aún, ligeramente tostadas o remojadas 12 horas y deshidratadas.

5. El ajo tiene efecto anticoagulante

Este anticoagulante natural ayuda a que la sangre circule mejor en los vasos. Junto con la cebolla, estimula la circulación sanguínea y disminuye la viscosidad de la sangre.

Cada día toma 1 diente crudo machacado.

6. La cola de caballo mejora el estado de los vasos

Es rica en silicio, necesario para la formación de colágeno y, por tanto, el mantenimiento de las paredes vasculares.

Cada día puedes tomar 2 tacitas en infusión, mejor con la planta molida. O bien tostar un poco y añadirla al gomasio, a las ensaladas y a las cremas de verduras.

7. El trigo sarraceno refuerza la acción de la vitamina C

Este pseudocereal es rico en un flavonoide llamado rutina que actúa en sinergia con la vitamina C protegiendo la pared de los vasos y capilares. Su consumo habitual contribuye así a la protección de los vasos sanguíneos.

Cada semana consume 2 ó 3 raciones de trigo sarraceno, cocido por ejemplo con puerros y shitakes.

8. Las bayas oscuras mejoran el tono venoso

Bayas como la uva negra o los arándanos son muy ricas en antioxidantes y, en sinergia con la vitamina C, también ayudan a mejorar el tono venoso.

Uva negra y arándanos: un puñado al día, solos o en platos como una ensalada.

9. El mijo tonifica el bazo

Es el cereal por excelencia para tonificar el bazo, según la Medicina Tradicional China. El bazo rige los vasos sanguíneos y permite que la sangre permanezca en ellos y circule correctamente.

Lava el mijo antes y cuécelo en abundante agua. Toma 1 ó 2 raciones a la semana, como cereal o en forma de croquetas o de pastel.

10. Las nueces son vasodilatadoras

Además de omega-3, unos ácidos grasos necesarios por su efecto antiinflamatorio, aportan vitamina B3, que por su efecto vasodilatador favorece la circulación y el retorno venoso.

Disfruta de un puñado de nueces al día, mejor ligeramente tostadas o remojadas unas horas.

Artículos relacionados

suscribete Julio 2017