verduras anticancer brécol

Siempre sano

Las mejores verduras anticáncer

La importancia de la alimentación es reconocida por todos, pero si queremos encontrar una nueva fuente de vida volvamos nuestros ojos a la huerta

Dra. Odile Fernández

Verduras y hortalizas aportan compuestos químicos que protegen frente al cáncer y las enfermedades crónicas. A estas sustancias se las ha denominado fitoquímicos o fitonutrientes. Son responsables del color, olor y sabor de los vegetales. Cuando los ingieres actúan como auténticas medicinas que bloquean los mecanismos de producción y propagación de las células tumorales.

Verduras crucíferas anticáncer

Y si existe un familia vegetal estrella sin duda es la de las crucíferas. Incluye col, repollo, coliflor, brócoli, romanesco, col de Bruselas, col rizada, lombarda, col china, col kale, mostaza, berza, berro, grelos, rábano y nabo en tu alimentación habitual.

El consumo regular de crucíferas se asocia a un menor riesgo de sufrir cualquier cáncer. Un estudio financiado por el gobierno de Canadá mostró que tres o más raciones a la semana reducen el riesgo de cáncer de próstata a la mitad y disminuyen el riesgo de crear metástasis.

Bócoli, defensa contra el cáncer

En el top ten de esta saludable familia se encuentra el brócoli. El brócoli es el más rico en sulforafano, que evita que las células precancerosas se malignicen, induce la muerte de células tumorales e impide la aparición de vasos por los que progresa el tumor.

Activa las defensas gracias a los glucosinolatos que estimulan el sistema inmunitario para que elimine las células tumorales al incrementar en un 50% la actividad de las "células naturales asesinas". También regula los niveles de estrógenos en sangre, algo especialmente útil para prevenir el cáncer de mama.

Las mujeres que consumen crucíferas al menos una vez por semana tienen un 17% menos de riesgo de sufrir cáncer de mama, según una investigación desarrollada en varias universidades europeas. Y uno de sus beneficios sorprendentes es que actúa sobre los genes.

Los compuestos presentes en las crucíferas son capaces incluso de inhibir la expresión de dos genes relacionados con los cánceres de mama y próstata de origen genético: los BRCA1 y BRCA2.

Cocínalas para que conserven todas sus propiedades anticancerígenas

Los glucosinolatos son solubles en agua y sensibles al calor, de modo que si cocemos más de diez minutos estos vegetales, se reducen a la mitad. El poder anticáncer del brócoli aumenta cuando se consume en forma de germinados y cuando se cocina junto a rábano picante o semillas de mostaza.

Para que disfrutes del sabor del brócoli a la vez que de sus propiedades anticáncer puedes prepararlo al vapor unos 5-7 minutos. Alíñalo con una cucharada de aceite de oliva virgen extra, zumo de limón y pimienta negra recién molida. ¡Para chuparse los dedos!

También puedes elaborar una ensalada de col con una vinagreta de cúrcuma y pimienta, adornada con brotes de brócoli.

Otras verduras anti cáncer: ajo y cebolla

El ajo es rico en aliína, aceite esencial responsable de su olor. Cuando se aplasta o mastica reacciona con la enzima alinasa y se convierte en alicina, de gran poder anticancerígeno. Las mujeres con un consumo alto de ajo sufren la mitad de cánceres que aquellas que apenas lo consumen, según un estudio de la Universidad de Minnesota.

suscribete Julio 2017