Alimentación saludable

10 alimentos para nutrir tu cerebro

Cada uno te ayuda de una forma particular. ¡Inclúyelos en tu dieta y potencia sus efectos!

Perla Kaliman

Acelga

1 / 10

Acelga

Abunda en magnesio. Su deficiencia se asocia a síntomas neurológicos.

Avena

2 / 10

Avena

Aporta vitamina B5, esencial para la síntesis de neurotransmisores.

Anacardo

3 / 10

Anacardo

Fuente de zinc, que se halla en grandes cantidades en el cerebro.

Tahine

4 / 10

Tahine

Ofrece hierro, necesario para la formación de partes de las neuronas.

Espinaca

5 / 10

Espinaca

Su ácido fólico previene la pérdida de memoria asociada a la homocisteína.

Arroz integral

6 / 10

Arroz integral

Aporta vitamina B3, cuya deficiencia se asocia a trastornos mentales.

Remolacha

7 / 10

Remolacha

Proporciona betaína, esencial para el desarrollo correcto del cerebro.

Almendra

8 / 10

Almendra

Contiene calcio, esencial para la formación de tejido nervioso.

Pimiento rojo

9 / 10

Pimiento rojo

Rico en vitamina C, que evita la oxidación de las membranas neuronales.

Ginko Biloba

10 / 10

Ginko Biloba

Estudios recientes muestran su eficacia ante trastornos neurológicos. 

En el cerebro hay más de 100.000 millones de neuronas y cada una tiene entre 10.000 y 200.000 puertas de entrada y salida de mensajes que les permiten comunicarse entre sí. Si hacemos cálculos, la conectividad de las redes de comunicación social palidece ante la de nuestro cerebro.

Uno de los principales mecanismos de transmisión de estos mensajes es a través de las moléculas llamadas neurotransmisores. Hay más de 50 diferentes que regulan las funciones fisiológicas (apetito, movimiento…) y mentales (atención, memoria, motivación), incluyendo las emociones y el estado de ánimo.

El cerebro necesita un aporte de nutrientes esenciales, que por definición son sustancias que nuestras células no son capaces de fabricar. Por ello, una dieta deficiente en nutrientes esenciales tiene consecuencias graves a largo plazo y se asocia a un mayor riesgo de padecer las enfermedades crónicas más frecuentes, incluidas el Alzheimer y la depresión.

suscribete Julio 2017