Azúcar añadido cereales desayuno

Alimentación infantil

4 de cada 10 niños consumen el doble del azúcar añadido recomendable

El exceso de azúcar añadido provoca obesidad, diabetes, caries y enfermedades cardiovasculares, y muchos niños toman hoy unos ¡33 kilos al año! Para evitarlo es necesario renunciar a productos que consideramos "normales".

Manuel Núñez

Si los niños consumen un exceso de azúcar añadido es porque en nuestra sociedad resulta difícil imaginar, por ejemplo, un desayuno que no lo contenga. Todavía se asocia el azúcar (o los alimentos que lo contienen, aunque no seamos conscientes de ello) a comida apetecible e, incluso, nutritiva.

Prueba de ello es la reacción de las redes sociales a la foto de un niño tomando unos garbanzos en el desayuno, subida a twitter por la madre, la nutricionista Maria Merina. Muchos internautas consideraron poco menos que estaba maltratando a su hijo.

El consumo excesivo de azúcares provoca obesidad y otras enfermedades

La realidad es que un 41,8% de los niños españoles de 9 a 12 años consumen más azúcares añadidos de los que recomienda la Organización Mundial de la Salud y con ello aumenta su riesgo de sufrir obesidad, diabetes, caries y enfermedades cardiovasculares.

Según el estudio Anibes, realizado por la Fundación Española de la Nutrición (FEN), estos niños están consumiendo hasta 45 g diarios de azúcares añadidos, lo que representa unos 16 kg de azúcar al año.

Estas cifras se alejan mucho de los 22 g diarios que recomienda la OMS para una dieta infantil que alcance las 1.750 calorías diarias.

A medida que se reducen las necesidades energéticas también debería reducirse proporcionalmente la ingesta de azúcares añadidos, que idealmente no deben superar el 5% de las calorías totales.

Niños que consumen su peso en azúcar

Pero lo que es peor es que un 10% de estos niños estarían alcanzando un consumo de 90 g diarios de azúcares añadidos, lo que significa ingerir casi 33 kg de azúcares añadidos al año.

Para un niño de 9 años esto significa que a lo largo del año ingiere una cantidad de azúcar añadido equivalente a su peso corporal.

Como es lógico, la causa de este exceso está en la mala selección de alimentos. Los que más azúcares añaden a la dieta infantil son, por este orden, los chocolates, los refrescos con azúcar, la bollería y pastelería, los productos lácteos, los zumos y néctares, el azúcar de mesa y los cereales de desayuno.

Estos alimentos debieran evitarse o consumirse solo en pequeñas cantidades y de manera esporádica.

¿Cuánto azúcar hay en esa “delicia”?

Para entender cuánto azúcar añadido aportan este tipo de alimentos vale la pena fijarse en las siguientes cifras:

  • Un vaso de bebida de cola: 24 g (equivalente a 6 terrones de azúcar)
  • Un vaso de batido de chocolate: 24 g
  • Una ración de pizza: 20 g (equivalente a 5 terrones)
  • Un vaso de néctar de melocotón: 19 g
  • Una ración de cereales para el desayuno: 17 g
  • Un yogur con sabor a fruta: 16 g (equivalente a 4 terrones)
  • Un brick de salsa ketchup: 16 g
  • Una rebanada de pan de molde: 3 g

Los mil nombres del azúcar

Una dificultad para reducir la ingesta de azúcares es que a menudo no somos conscientes de que se ha añadido a los alimentos. Por eso conviene fijarse en la lista de ingredientes, donde el azúcar puede tomar una serie de nombres diversos, como sacarosa, glucosa, fructosa, dextrosa, jarabe de glucosa, concentrado de zumo de fruta o maltosa.

Artículos relacionados

suscribete Abril 2018

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?