Más energía

Cómo activar semillas en 5 pasos

Sigue estos sencillos pasos para mejorar, en pocas horas, la digestibilidad de las semillas y llevarlas al punto álgido de su valor nutricional.

Mercedes Blasco

lavar-semillas. 1. Lava las semillas

1 / 5

1. Lava las semillas

Las semillas deben ser crudas e integrales, no tostadas, partidas o peladas, y debes usar un solo tipo cada vez, sin mezclarlas. Retira impurezas y granos dañados.

Sumérgelas o lávalas bajo el grifo unos segundos y después escúrrelas.

remojar-semillas. 2. Déjalas en remojo unas horas

2 / 5

2. Déjalas en remojo unas horas

Cúbrelas con agua (unas 3-5 veces su volumen). Utiliza agua de baja mineralización, de ósmosis o filtrada, y a temperatura ambiente.

El recipiente puede ser de cristal, cerámica o acero inoxidable. Evita el plástico, el aluminio u otros metales.

activar-semillas. 3. Añade un activador

3 / 5

3. Añade un activador

Añade un activador para facilitar el proceso. Para legumbres y cereales, 1 cucharada de zumo de limón o vinagre de manzana por litro. Para frutos secos y semillas oleaginosas, 1 cucharadita. de sal marina.

El tiempo de activación y el activador dependerá de qué tipo de alimento estemos activando. Te lo contamos al final del artículo.

enjuagar-semillas. 4. Vuelve a lavar las semillas

4 / 5

4. Vuelve a lavar las semillas

Cuela el agua con un colador y enjuaga de nuevo las semillas con agua limpia y unas gotas de limón o vinagre de manzana para acabar de desinfectar.

Desecha el agua de remojo: contiene los inhibidores que se han descartado.

Cocinar-semillas-activadas. 5. Úsalas o guárdalas

5 / 5

5. Úsalas o guárdalas

Es el momento de deshidratar o triturar las semillas, según lo que vayas a preparar. Otra opción es germinarlas 3-5 días (según la semilla).

Se conservan bien hasta tres días en el frigorífico y varios meses una vez han sido deshidratadas.

Las semillas generan vida y también transmiten energía a quien las toma.

Al activarlas, mediante remojo en agua y un activador, creamos un medio favorable para que se inicie la germinación. De esta manera se aumenta la calidad nutritiva y se hacen más digeribles.

Activar es dejar las semillas en remojo en agua durante unas horas, para que se hinchen e inicien el proceso enzimático. Solo debes seguir estos sencillos pasos.

Haz tus germinados en casa

Alimentación viva

Haz tus germinados en casa

¿Cuanto tiempo debemos dejar los alimentos en remojo?

Los tiempos de remojo oscilan de 2 a 12 horas y los agentes activadores que añadimos al algua pueden ser limón, vinagre o sal.

  • Legumbres como las judías (también las azuki o las mungo), los frijoles negros, los garbanzos, los guisantes y la soja: las dejamos en remojo entre 8 y 12 horas, añadiendo limón o vinagre como agente activador.
  • Lentejas: deben remojarse entre 4 y 8 horas, sin agente activador.
  • Almendras: entre 8 y 12 horas, activadas en agua con sal.
  • Avellanas y nueces pecanas: entre 4 y 8 horas, activadas con agua y sal.
  • Nueces: entre 4 y 8 horas, activadas con limón o vinagre.
  • Alfalfa: entre 4 y 8 horas, sin activador.
  • Fenogreco: entre 6 y 8 horas, sin activador.
  • Semillas de calabaza: entre 4 y 8 horas, activadas con sal.
  • Semillas de girasol: entre 2 y 4 horas, activadas con sal.
  • Arroz integral o salvaje: entre 8 y 12 horas, activado con vinagre o limón.
  • Avena, cebada, centeno y espelta: entre 6 y 8 horas, activando con vinagre o limón.
  • Kamut, trigo, mijo y trigo sarraceno: entre 6 y 8 horas, con vinagre o limón.
  • Maíz: de 8 a 12 horas, activado con limón o vinagre.
  • Quinoa: de 2 a 4 horas, activada con limón o vinagre.
suscribete Julio 2017