Beneficios del jengibre

Alimento medicina

7 motivos para que el jengibre no falte en tu cocina

El jengibre, ya sea fresco o seco, ofrece un sabor único, picante y alimonado. Sirve para aliviar numerosas molestias y estimular la inmunidad.

A menudo se considera que el jengibre es una raíz, pero realmente es un rizoma, es decir, el tallo subterráneo de una planta a la que también se conoce como jengibre (Zingiber officinale Roscoe), perteneciente a la familia de las cingiberáceas.

Es originario, al parecer, de alguna zona tropical de Extremo Oriente, aunque el cultivo del jengibre se ha ido extendiendo y es muy popular en India, Indonesia, China, Nigeria, América central y del Sur, Polinesia y Australia.

Durante muchos años el jengibre ha sido un componente muy importante de la medicina china, que se menciona ya en las escrituras de Confucio, así como de la medicina ayurvédica de la India.

7 beneficios del jengibre que lo hacen indispensable

El jengibre no solo aromatiza y añade un inconfundible sabor picante a nuestros platos, también se le atribuyen propiedades antiinflamatorias, febrífugas, antisépticas y analgésicas, entre otras.

  1. Estimula la inmunidad. Contiene sesquiterpenos que combaten los rinovirus causantes de la mayoría de resfriados.
  2. Alivia el dolor. Es tan eficaz que se aconseja a personas que sufren artritis o artrosis. Este efecto es debido a los gingeroles.
  3. Evita las agujetas. Toma una cucharada de jengibre fresco rallado antes de hacer ejercicio para prevenir los dolores musculares.
  4. Reglas sin molestias. Funciona tan bien para tratar las molestias del periodo como los fármacos, pero sin sus efectos secundarios.
  5. ¡Adiós a la migraña! El jengibre evita la constricción de los vasos sanguíneos que está en el origen de muchos dolores de cabeza.
  6. Potencia tu memoria. Protege las neuronas frente a las proteínas amiloides que causan su degeneración. Así previene el Alzheimer y otras enfermedades.

Las múltiples virtudes que se atribuyen al jengibre se deben sobre todo a su riqueza en aceites volátiles.

También posee sustancias fenólicas, enzimas proteolóticas, ácido linoleico, varias vitaminas (especialmente B6 y C) y minerales como calcio, magnesio, fósforo o potasio.

Cómo se toma el jengibre

En Asia se suele usar en forma de rizoma fresco. Los rizomas jóvenes tienen la piel dorada y un sabor más complejo y menos picante.

Se añade entero o cortado a sopas y guisos, y también se ralla y se exprime para obtener su zumo.

De los rizomas secos se obtiene jengibre en polvo. Su aroma y su sabor son más pronunciados y picantes. Se utiliza en la cocina como especia.

También se toma encurtido o en escabeche. De suave tono rosado, es un producto de origen japonés, llamado allí gari, que suele acompañar el sushi y el maki.

Jengibre escabechado

Potente antiinflamatorio

Jengibre escabechado

Se prepara con rizomas frescos, vinagre, azúcar y una pizca de café y sal.

suscribete Julio 2017

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?