Ensalada vegetal

Día Mundial Contra el Cáncer

La mala alimentación podría relacionarse con 7 de cada 10 casos de cáncer

El profesor Colin Campbell considera que el 70% de los casos de cáncer puede evitarse con una dieta basada en alimentos vegetales. Estudios recientes muestran las cifras que relacionan la dieta con algunos tipos de cáncer.

Manuel Núñez

¿Cuánto influye la alimentación sobre el riesgo de desarrollar un cáncer? La respuesta nos va a dar muchas pistas de lo que sabemos sobre la enfermedad y sobre cuál es la estrategia más eficaz para prevenirla.

El riesgo se suele expresar en fríos porcentajes, que pueden ser más o menos alarmantes. Las cifras más repetidas en los últimos años se sitúa entre el 25 y el 30%. Sin embargo, algunos especialistas aumentan el porcentaje de la causalidad hasta un 70%.

La influencia de la alimentación sobre el cáncer puede llegar hasta el 70%

Estudios recientes de la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés) ponen números a la influencia de la alimentación sobre distintos tipos de cáncer.

Unos hábitos saludables evitarían el 51% de los cánceres de estómago y un 37% de los de colon. Los hábitos saludables se describen como no fumar, llevar una dieta abundante en frutas y verduras, mantener un peso adecuado, realizar actividad física de forma habitual y no tomar alcohol o hacerlo con moderación.

Más concretamente, el sobrepeso y la obesidad –y por tanto la dieta que los provocan– aumentan el riesgo de sufrir varios tipos de tumores, como el de colon y recto, esófago, endometrio, páncreas, riñón, pecho o mama durante la posmenopausia, o el de vesícula.

Los estudios de la IARC señalan que en Europa son atribuibles a la obesidad:

  • El 45,2% de cánceres de endometrio; el 42,7% de los cánceres de esófago.
  • El 31,1% de los renales.
  • El 27,5% de los de colon en hombres y el 14,2% en mujeres
  • El 19,3% de los de páncreas.

Carlos A. González, ex coordinador del Estudio Prospectivo Europeo sobre Cáncer y Nutrición, EPIC, en España, explica que la obesidad en las mujeres postmenopáusicas aumenta un 30% las posibilidades de sufrir cáncer de pecho.

La diabetes, la obesidad y el sobrepeso causan cerca de un millón de nuevos casos de cáncer al año en todo el planeta y han logrado desbancar al tabaco como principal factor de riesgo, según un estudio liderado por el Imperial College de Londres y que publica The Lancet Diabetes Endocronology.

Pero todos estos número le parecen pequeños al doctor Colin Campbel, autor de El estudio de China (Ed. Sirio), profesor emérito de la Universidad de Cornell, y reconocido defensor de la dieta basada en vegetales como la más adecuada para la salud.

Para Campbell, la oncología todavía no reconoce que “la nutrición es el factor más influyente en el desarrollo del cáncer”, tal como afirma en el artículo Cancer prevention and treatment by wholistic nutrition, publicado en el Journal of Natural Sciences.

Una dieta adecuada activa genes "buenos" protectores

A lo largo de los últimos 50 años se ha establecido entre los investigadores oncológicos la creencia de que el cáncer se origina en mutaciones genéticas que se producen prácticamente al azar o bajo el efecto de sustancias tóxicas ambientales, explica Campbell.

Sin embargo, actualmente se sabe que las sustancias aportadas por los alimentos influyen sobre la bioquímica celular a muchos niveles, incluido el metabólico y el epigenético, donde pueden condicionar la expresión de genes “malos” implicados en el desarrollo del cáncer o de genes “buenos” protectores.

En este sentido apunta un estudio reciente, dirigido por Javier A. Menéndez, jefe del Grupo de Metabolismo y Cáncer del Programa ProCURE, del Instituto Catalán de Oncología y del Instituto de Investigación Biomédica de Girona. El trabajo señala que, sin cambios genéticos detrás, el metabolismo alterado de la glucosa puede activar un oncogén, la proteína Ras, implicada en la mayoría de tumores.

Así, muchos cánceres pueden tener su origen en síndromes metabólicos como este.

Teniendo en cuenta los conocimientos actuales, Campbell eleva el porcentaje de la contribución de la alimentación al cáncer hasta el 70% de los casos.

¿Qué puedes hacer en la práctica?

El doctor Colin Campbell recomienda reducir todo lo posible o evitar completamente los alimentos de origen animal, incluidos productos lácteos y huevos, evitar también los hidratos de carbono refinados y las grasas procesadas, moderar las proteínas y la cantidad de calorías, y aumentar los ingredientes vegetales hasta que compongan la práctica totalidad de tu dieta.

Para reducir al mínimo el riesgo de sufrir cáncer, la nutricionista y profesora de la Universitat Oberta de Catalunya Laura Esquius explica que deben ingerirse diariamente al menos cinco raciones de alimentos vegetales no feculentos y ricos en fibra (verduras, frutas y hortalizas) hasta sumar un mínimo de 400 gramos.

Entre estos alimentos vegetales, vale la pena incluir regularmente aquellos con propiedades anticancerígenas, como el ajo, el té verde, las frutas rojas, la cúrcuma, el jengibre o las coles.

Además, añade Esquius, se debe aumentar el consumo de cereales integrales y legumbres.

Esquius aconseja limitar la ingesta de carne roja y evitar el consumo de carnes procesadas. Además de la recomendación de la OMS en este sentido, Esquius menciona los estudios que asocian la carne procesada con 3.800 casos anuales de cáncer detectados en España.

Artículos relacionados

suscribete Julio 2017

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?