Plaguicidas y fertilidad

Plaguicidas y fertilidad

Por qué deberías comer bio si estás buscando un bebé

Un nuevo estudio refrenda esta recomendación. Las mujeres que consumen frutas y verduras cargadas de plaguicidas tienen más problemas de infertilidad a la hora de buscar el embarazo.

Mayra Paterson

En revistas, en páginas web, en foros de fertilidad, en conversaciones de amigas... una de las recomendaciones que seguramente habrás leído o escuchado si estás intentando quedarte embarazada es que comas sano y, preferentemente, alimentos ecológicos.

Lo primero tal vez te parezca obvio, pero lo segundo... Si ya estoy comiendo sano, mucha fruta y verdura, ¿vale la pena realmente ese gasto de más?

Según un nuevo estudio publicado en la revista Jama Internal Medicine, sí lo vale.

Los plaguicidas de frutas y verduras reducen tu fertilidad

No es ningún secreto que frutas y verduras son esenciales para conseguir un embarazo sano. Con su riqueza en vitaminas y fibra, aportan nutrientes indispensables tanto para la mujer como para la nueva vida que se desarrolla dentro.

Sin embargo, las frutas y verduras procedentes de cultivos convencionales pueden contener residuos de plaguicidas y herbicidas que, con el tiempo, podrían afectar de distintas maneras a la salud.

Científicos de la Harvard T. H. Chan School of Public Health, de Boston, relacionan ahora esa exposición a plaguicidas a través de frutas y verduras con una menor probabilidad de lograr el embarazo.

Cuantos más plaguicidas, peor fertilidad

El estudio, publicado a finales de octubre de 2017, se realizó con 325 mujeres de entre 18 y 45 años de edad que acudieron al Hospital General de Massachusetts para someterse a algún tratamiento de fertilidad.

Los investigadores se fijaron en el grado de exposición a plaguicidas de las mujeres a partir de su consumo de frutas y verduras, cuyo nivel de residuos calcularon con datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

Las conclusiones del estudio fueron claras respecto al efecto de los plaguicidas en la fertilidad: las mujeres que consumían al menos de una ración diaria de frutas o verduras con un alto nivel de plaguicidas tuvieron un 18% menos de probabilidad de lograr el positivo en la prueba de embarazo y un 26% menos de llevar el embarazo a término.

El consumo de frutas y verduras cargadas de plaguicidas se asoció a un mayor riesgo de aborto temprano. Se comprobó asimismo que sustituir una ración de las frutas y verduras más contaminadas con plaguicidas por una ración de las frutas y verduras menos contaminadas con plaguicidas mejoraba significativamente las probabilidades de éxito de los tratamientos

Si no comes ecológico, te será difícil evitar los plaguicidas

La dieta es la principal vía de exposición a estos tóxicos. El consumo de alimentos procedentes de cultivos convencionales expone al organismo a multitud de ellas, en pequeña cantidad pero de forma sostenida.

De hecho, el uso de plaguicidas y herbicidas en los cultivos no deja de crecer en todo el mundo y su presencia en los alimentos se ha convertido en un problema cada vez más preocupante. Según se supo este verano, solo en España se utilizaron de media 73.000 toneladas anuales de plaguicidas entre 2011 y 2015, las cifras más altas de toda Europa.

Según los datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos utilizados en el estudio sobre plaguicidas y fertilidad, algunas frutas y verduras se considera que en general están menos contaminados, mientras que otras contienen una cantidad de residuos bastante elevada:

  • Frutas y verduras con menos plaguicidas: aguacates, cebollas, maíz, ciruelas y uvas pasas, piña, papaya, espárragos, col...
  • Frutas y verduras con más plaguicidas: fresas, ciruelas frescas, melocotones, espinacas, apio, manzana, pimientos, uva, pera...

“Desde hace ya un tiempo que preocupa que la exposición a pequeñas dosis de plaguicidas a través de la alimentación, como la observada en este estudio, podría tener efectos adversos sobre la salud, sobre todo en personas vulnerables como las embarazadas, el feto y los niños”, afirma la Dra. Yu-Han Chiu, investigadora del departamento de nutrición de la Harvard T. H. Chan School, en declaraciones a la CNN. “Este estudio demuestra que la preocupación no era infundada”.

3 claves para ingerir menos plaguicidas

Reducir la exposición a plaguicidas, tanto en los meses previos a la búsqueda del embarazo como una vez logrado el positivo, te aportará beneficios a muchos niveles, también para lograr y mantener el embarazo. Es una medida relativamente fácil de aplicar para mejorar tus posibilidades si tienes problemas de infertilidad.

Estas son tres pautas que debes tener en cuenta a la hora de realizar la compra:

  • Llena tu cesta de frutas y verduras de cultivo ecológico: es la mejor medida que puedes tomar para reducir la exposición. No solo dejarás de ingerir estas sustancias continuamente sino que darás a tu organismo la oportunidad de limpiarse y reducir los niveles de plaguicidas acumulados.
  • Evita las frutas y verduras más contaminadas si no compras ecológico: si no puedes permitirte o no te resulta fácil llenar toda la cesta de la compra con alimentos ecológicos, elige al menos la versión ecológica de aquellos que aparecen en la lista de más contaminados o bien evita estos alimentos y céntrate en consumir las frutas y las verduras menos contaminadas.
  • Limpia bien la fruta y la verdura antes de consumirla: límpiala con agua abundante y elimina la piel de aquellas frutas y hortalizas más contaminadas. Un buen truco para reducir el nivel de plaguicidas a la hora de lavar la fruta y la verdura es dejarlas en remojo con un poco de bicarbonato sódico, pero recuerda que evitar directamente su presencia comprando ecológico siempre será más eficaz.
suscribete Julio 2017