El cacao es un superalimento

Antioxidantes y magnesio

El poder del cacao: crudo y sin aditivos

Los mayas ya lo intuían, este deliciosos regalo de la naturaleza atesora sustancias que hacen de él un excelente antioxidante y antidepresivo.

Carla Zaplana

El cacao fue el oro más preciado del imperio maya debido a todas sus buenas propiedades. Se obtiene de las semillas que se hallan en las vainas del árbol de cacao; vainas que nacen de una flor parecida a una orquídea salvaje que sale del tronco.

Hoy se considera sin duda un gran superalimento por todos los beneficiosos que aporta a la salud. Por eso, aunque es el ingrediente clave de uno de los placeres gastronómicos más aclamados de la historia –el chocolate–, hay que diferenciar muy bien estos dos alimentos.

El primero es un superfood, un polvo bajo en grasa que se obtiene de moler las nueces de cacao; el segundo es una mezcla de ingredientes, muchos de ellos refinados, como el azúcar, las grasas y los derivados lácteos.

6 beneficios del cacao crudo para la salud

El cacao crudo es uno de los alimentos con una mayor concentración de antioxidantes, con una puntuación de 95.000 unidades de ORAC: 14 veces más que el vino tinto y 21 más que el té verde.

Además, es rico en uno de los minerales con más déficit, el magnesio, y una pequeña ración de 30 g cubre con creces el hierro recomendado al día. Otros minerales, como calcio, fósforo, cobre, manganeso y, en menor medida, selenio, potasio y zinc, también están presentes.

Los beneficios del cacao crudo son múltiples:

  1. Diabetes: ayuda a mejorar la resistencia a la insulina y el metabolismo de la glucosa. Sus pro-antocianinas previenen las cataratas y son eficaces en la prevención y curación de la nefrotoxicidad por diabetes.
  2. Presión arterial: su gran contenido en flavonoides lo hace un buen aliado para regularla; a su vez estimula la producción de óxido nítrico, lo que relaja los vasos sanguíneos.
  3. Obesidad: ayuda a modelar el metabolismo de lípidos, reduce la síntesis de ácidos grasos e incrementa la termogénesis, la producción de calor en el tejido adiposo.
  4. Cerebro: sus flavonoides ejercen un papel neuroprotector, pues mejoran las funciones de memoria y la capacidad de aprendizaje. La epicatequina y la catequina han demostrado tener efectos beneficiosos en la prevención del Alzheimer.
  5. Salud cardiovascular: flavonoides como procianidinas, catequinas y epicatequinas, de efecto antiagregante de las plaquetas, ayudan a prevenir arteriosclerosis y trombosis.
  6. Piel sana: los flavonoides aumentan la elasticidad, hidratación y densidad de la piel. Además, la epicatequina eleva la saturación de oxígeno en la hemoglobina, lo que estimula la circulación de la piel y contribuye a la fotoprotección endógena.

El cacao levanta el ánimo

Sus flavonoides mejoran el humor, combaten la depresión y protegen la actividad cognitiva.

La feniletilamina contenida en el cacao le otorga efecto afrodisiaco y es responsable también del "momento felicidad" que se da tras comer chocolate.

El cacao lo utilizaremos para preparar bebidas, salsas, aperitivos y postres, y todo tipo de chocolates caseros, siempre mejor en crudo para mantener sus propiedades.

Pese a ser un alimento excelente no se debe abusar de él: puede ser algo adictivo por la teobromina, un excitante similar a la cafeína.

Artículos relacionados

suscribete Julio 2017

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?