Cómo cultivar hierba de trigo

Cultiva tu superalimento

¡A tope de clorofila! Cultivar tu propia hierba de trigo en casa es fácil

La hierba de trigo es un potente superalimento antioxidante y detox. Lo mejor de todo, es muy sencillo de cultivar en un pequeño lugar de tu casa.

Pelú Campos

Estamos acostumbrados a que los superalimentos sean originarios de lugares lejanos. Por ello solemos consumirlos en forma de extracto seco.

Pero existe un superalimento que es muy cercano y, además, se puede cultivar de forma fácil y en casa. Se trata de la hierba de trigo.

Es un gran concentrado de clorofila, con poder antioxidante y depurativo, que usaremos recién recolectado para preparar nuestros chupitos verdes.

Cómo cultivar hierba de trigo en casa

La hierba de trigo posee la gran ventaja de que se puede cultivar de manera sencilla en casa para disponer de un zumo verde fresco por las mañanas (para obtenerlo se necesita un extractor a presión manual o eléctrico).

Ingredientes y utensilios

  • 300 g de semillas ecológicas de trigo (Triticum aestivum)
  • 3 bandejas (con pequeños orificios en el fondo para filtrar el agua)
  • sustrato universal (ecológico, si es posible)
  • bolsa germinadora
  • bolsas zip
  • agua

Preparación

  1. Deja las semillas en remojo durante toda la noche. Por la mañana, lávalas y traspásalas a una bolsa germinadora o a un frasco de cristal para germinar. Déjalas un día sin luz.
  2. Al día siguiente, dispón una capa de 1 a 2 cm de sustrato en las bandejas, añade la hierba de trigo pregerminada y riégala.
  3. Apila las bandejas y tapa la que quede encima con un paño de cocina. Déjalas lejos de la luz del sol y el calor durante 3 días y asegúrate de que la tierra sigue húmeda.
  4. Cuando aparezcan los brotes, separa las bandejas y déjalas a la luz (nunca directa). Cuida que el sustrato se mantenga húmedo.
  5. A partir del décimo día, cuando tenga una altura de 5-10 cm, podrás cortar la hierba. Es importante no dejarla crecer más porque pierde propiedades. Puedes guardarla en las bolsas zip.

La vitamina C y el hierro son los dos nutrientes que se encuentran en cantidades significativas en un vasito (30 ml) de hierba de trigo licuada: proporciona el 7% de las necesidades diarias de vitamina C y el 10% de las de hierro.

Ofrece, además, cantidades menores de zinc, manganeso, calcio y otros muchos minerales.

Aquellos que no pueden germinar su propia hierba de trigo la pueden encontrar en polvo, que se consume en dosis de 2 a 4 g mezclado con licuados de frutas o verduras como pepino, manzana, fresas, naranja, limón…

suscribete Julio 2017