Come con ciencia
Lucía Martínez
Dietista-nutricionista
Lucía Martínez
Comer vegano de vacaciones

Vacaciones veganas

Cómo comer vegano (y sano) mientras estás de viaje

Al salir de vacaciones, las opciones alimentarias de las personas veganas pueden verse seriamente comprometidas, pero es posible comer vegano y sano incluso de viaje.

Lo comer saludablemente cuando de sale de viaje es a menudo una utopía. Si a eso le añadimos además comer vegano, puede ser misión imposible, porque muchas veces bastante tendremos con encontrar una opción apta, como para ponernos además exquisitos.

Es por ello que lo mejor es ir prevenido. Sobre todo si se trata de viajes largos, con muchas horas de aeropuertos, trenes o autobuses, o si vamos a estar varios días.

Comer vegano en tu destino de vacaciones

Si caemos un viaje de pocos días, podremos sobrevivir en el peor de los casos a base de pasta, pan y patata… pero eso se hace insostenible en viajes de mayor duración.

Una opción es localizar algún supermercado cuando lleguemos a nuestro destino y hacer acopio de algunas cosas básicas como frutos secos, algo de fruta y algún bote pequeño de legumbre cocida que en un momento dado se lo puedes añadir a la típica ensalada triste de lechuga y tomate y conseguir una comida completa.

Ten en cuenta que en muchos países europeos, y en algunas zonas de EUA, las opciones veganas serán más frecuentes que aquí y puede que no tengas que preocuparte. Lo mismo sucede en gran parte de Asia, donde comer vegano puede ser muy sencillo, y en gran parte de Latinoamérica, conseguir un plato de frijoles con arroz será extremadamente sencillo.

En el caso de que vayas a zonas donde sabes que hay pocas opciones, a rutas de montaña o por lugares donde no tendrás elección sobre lo que comer, puede ser muy buena idea meter en tu maleta un sobre de proteína vegana en polvo. No ocupa mucho y siempre te podrás preparar algún batido los días que no haya ningúna opción proteica apta, que es la parte más difícil de cubrir.

Y si te vas más de una semana ¡no olvides el suplemento de B12!

Picnic vegano para los trayectos largos

Cuando sepamos que nos va a tocar hacer alguna comida durante el trayecto, lo mejor es que nos llevemos un picnic de casa.

En los trenes, las opciones saludables brillan por su ausencia, ni siquiera suelen disponer de fruta (salvo que tengamos la comida incluida y haya opción vegana). Lo mismo con los autobuses, que aunque suelen parar para poder comer, suele ser en sitios de carretera donde poco más vamos a encontrar que unas patatas fritas.

Los aviones, en vuelos largos, suelen incluir la opción de pedir menú vegano, aunque esto es muy variable de una compañía a otra, aseguraos con antelación. Y en los aeropuertos, aunque podemos encontrar alguna opción, el precio suele ser disparatado.

Lo mejor es llevarse cosas que ocupen poco, no necesiten conservarse en frío (al menos no durante unas pocas horas), estén buenas a temperatura ambiente y no sean complicadas de comer.

Un tentempié básico

  • Ningún vegano debería salir de viaje sin un buen mix de frutos secos, semillas y fruta desecada. Fácil de transportar, fácil de comer, rico y saciante.
  • Algo de fruta fresca: aquí el rey es el plátano, por su facilidad para pelar y comer. También manzanas, que se pueden comer a mordiscos y enteras aguantan muy bien, o mandarinas que son fáciles de pelar. En general, fruta que no pringue demasiado. Si es temporada, un tupper de fresas o cerezas también es opción ganadora.
  • Un brick pequeño de bebida vegetal, por si queremos tomarnos un café con leche y solo tienen leche de vaca. También es una gran opción llevarse un botecito con bebida vegetal en polvo para los viajes, ya que pesa poco, no te la tienes que terminar si la abres como si sucede con los minibricks, y te salva cualquier café o desayune si acostumbras a tomarla.
  • Una barritas energéticas o bolas de frutos secos, avena, cacao… también son una opción muy buena para estas situaciones.

Para hacer una comida

Si preveemos que no solo vamos a necesitar tentempiés, si no alguna comida más contundente, también hay opciones fáciles:

  • Sándwiches de pan integral, con hummus, tomate, tofu a lonchas, tempeh, crema de cacahuete, lechuga, pepino, falafel, cremas de frutos secos… hay un montón de opciones.
  • Un pequeño tarro con hummus y una bolsita con palitos de apio, zanahoria, pimiento… que podamos untar en él. No necesitaremos cubiertos.
  • Si tenemos algún termo, podemos llevar una crema de verduras o de legumbres caliente (para beber directamente) o si es verano un gazpacho o una crema o batido frío (los termos buenos aguantan tanto el frío como el calor). Ojo con llevar líquidos si el viaje es en avión, ya que os los van a quitar en el control de seguridad.
  • Croquetas o albóndigas veganas: si son lo bastante firmes para comerlas con la mano sin que se desmoronen, podemos llevarlas en un tupper o tarro. Acompañadas por ejemplo de unos tomates cherry que también podamos comer con la mano.
  • Ensaladas “de tarro”, junto con un tenedor, ¡eso si! Imaginación al poder, pueden llevar de todo.
suscribete Julio 2017