Come limpio
Carla Zaplana
Dietista-nutricionista y mentor de salud
Carla Zaplana
Cómo alimentarnos si trabajamos en horario nocturno

Pilas cargadas

¿Cómo alimentarnos si trabajamos en horario nocturno?

Trabajar de noche es como ir a contracorriente y así lo es comer durante esta franja horaria, ya que no seguimos el ritmo circadiano del cuerpo

Según la medicina tradicional ayurvédica, nuestra maxima capacidad de digestión es cuando el sol está en su pico más alto en el cielo, cuando nos calienta más. Es también en ese momento en el que el “fuego” de nuestro estómago está más encendido y tiene la capacidad de gestionar mejor los alimentos que comemos.

Alterar el ritmo natural del cuerpo puede derivar en un desajuste alimentario en el que seamos propensos a tener antojos, buscar alimentos dulces y opciones más densas y calóricas.

Tranquilos, es normal que no nos apetezca un batido verde a las 4 de la mañana, pero sí será importante saber qué opciones saludables le podemos ofrecer a nuestro cuerpo para que se sienta satisfecho y nos mantenga energéticos y despiertos a la vez.

Así que aquí van algunas sugerencias con las que seguir nutriendo nuestro cuerpo cuando nuestra rutina consiste en dar guerra por la noche y dormir durante el día.

Cremas y sopas vegetales

Sabéis que soy una gran fan de las sopas y cremas vegetales, son un alimento muy nutritivo rico en minerales y fibra, y a la vez de muy fácil digestión. El proceso de batir deshace el alimento en diminutas partículas de manera que le facilitamos la tarea a nuestro estómago en un momento en el que le gustaría estar descansando.

Muchas de mis recetas, que encontraréis en el blog, en mi canal de YouTube o en el libro Superfoods, como la sopa de aguacate y zanahoria, o la sopa de lentejas, te nutrirán y mantendrán satisfechos durante tu horario nocturno. Si necesitas un poquito más de consistencia en el plato, siempre puedes añadirle a la crema una ración de quinoa o arroz integral hervido o acompañarla con algunas galletas de arroz hinchado o crackers de semillas.

Para ser prácticos, aconsejo preparar cremas y sopas en cantidad que podrás guardar en la nevera durante 2-3 días o incluso congelar en tuppers individuales e ir consumiendo a medida que lo necesites. Siempre será preferible que te lleves la comida preparada de casa antes que comprarla en cualquier supermercado o en la cafetería de las oficinas.

Si no tienes acceso a una cocina en la oficina, te recomiendo utilizar un termo libre de BPA que te ayudará a mantener la sopa calentita durante unas horas, si es que no la quieres tomar fría.

Opciones Fast & Healthy Food

Con los horarios cambiados, es posible que no llegues a tiempo a ir al supermercado o a las tiendas ecológicas del barrio que tanto te gustan, así que la lista de la compra debe ser un poquito más premeditada, debes estar más preparado. De esta manera evitarás al máximo caer en tentaciones cuando las galletas Oreo te llamen a gritos desde la máquina de vending del hall.

Estoy segura de que tienes acceso a un pequeño armario para guardar tu bolsa o incluso un hueco en la nevera compartida entre todos los “colegas”. Si es así, asegúrate de tener siempre reservas de frutos secos crudos y sin sal, crackers de semillas, unas hojas de alga nori o alguna rebanada de pan sin gluten, sticks de vegetales, 1 aguacate maduro o un paté vegetal. Son algunos ejemplos que pueden salvarte en momentos de gusanito en el estómago.

Algunas opciones que fácilmente puedes preparar son los bocaditos de kale, o los burritos de alga nori o el dip Ándale Ándale que encontrarás en el libro Superfoods.

Y si lo que necesitas es algo para calmar tus ganas de dulce, llévate de casa unas barritas o bolitas energéticas que puedes preparar con antelación y en cantidad, y guárdalas en el congelador.

Hidrátate

Tu cuerpo seguirá activo, así que a la misma vez que necesitará nutrientes también requerirá de agua para tener energía.

No abandones tu botella de agua o tu termo con un buen té preparado. Si necesitas un poquito de ayuda con una bebida estimulante ayúdate con té negro chai, que te aportará todos los beneficios de las especias o con un buen té verde. Si prefieres no consumir teína, prueba un ginger-lemon tea, el limón te aportará frescura igual que el jengibre, que también te mantendrá activo. Aps! Échale un toque de canela si te apetece algo más dulzón. ;-)

Vamos al grano...

La idea principal aquí es evitar recurrir a alimentos procesados, platos de pasta o arroz blanco precocinados o matar el hambre con un bocata con pan de molde u otro que contenga gluten. Por mucho que puedan satisfacer tu necesidad de sentirte lleno y “nutrido”, estos alimentos te harán sentir pesado, hinchado, te quitarán energía y para nada te ayudarán a mantenerte despierto durante tu turno.

Artículos relacionados

suscribete Julio 2017