Come limpio
Carla Zaplana
Dietista-nutricionista y mentor de salud
Carla Zaplana
vaca en el campo

Mejor sin carne

4 efectos tóxicos de la carne que acortan tu vida

¿Qué nos aporta la carne? Osteoporosis, un envejecimiento acelerado, inflamación, acidificación de nuestro organismo y una esperanza de vida menor.

El día 1 de Noviembre fue el día Mundial del Veganismo. Pero ¿qué es el veganismo?

El veganismo, es una filosofía de vida en la que, resumidamente, no se consumen bienes materiales ni alimentos de origen animal. Una visión de la vida con intención de cooperar con la sostenibilidad y la conservación del medio ambiente, y que aboga por el no abuso y respeto hacia los otros animales.

A nivel de salud y nutrición, el tema que a mi me corresponde, disminuir o eliminar completamente la proteína animal de nuestra alimentación nos ayudará a prevenir el envejecimiento prematuro y lo que ello supone, una avanzada degeneración celular.

Los efectos perjudiciales de la carne en tu salud

Seguir una alimentación con un elevado consumo de productos de origen animal incrementa el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, determinados cánceres, enfermedades autoinmunes y sobrepeso. Estas condiciones no solo se relacionan con el consumo de la grasa que encontramos en estos productos tal y como muchos pueden creer, sino que un abuso de proteína animal puede provocar desequilibrios dentro de nuestro cuerpo, drenar nuestra energía, desmineralizar nuestros huesos y acelerar el proceso de envejecimiento.

1. Comer carne acidifica tu organismo

El pH de la sangre es ligeramente alcalino, oscilando entre 7.3-7.4. Este parámetro siempre se mantendrá igual de lo contrario nuestra células dejarían de funcionar correctamente, enfermarían y morirían.

Hay alimentos que provocan que el pH de nuestra sangre se vuelva más ácido, alimentos sobretodo concentrados en proteínas y grasas saturadas como las carnes rojas y los lácteos.

2. La carne roja y los lácteos aceleran la osteoporosis

Al contrario de lo que hemos creído siempre, los lácteos no son buenos para nuestros huesos. Al provocar esta acidificación de nuestro organismo el cuerpo debe sacar minerales alcalinos de sus reservas para neutralizar esa acidificación, principalmente extrayendo el calcio de nuestros huesos.

Este proceso se activa en caso de emergencia, es un método de supervivencia y como tal crea estrés e inflamación en todo el cuerpo, a parte de contribuir a la desmineralización del esqueleto acelerando la osteoporosis.

3. La carne contiene antibióticos y hormonas

Ante nuestra ignorancia o desentendimiento, muchos animales crecen en condiciones precarias dentro de las granjas, donde están en cuadras casi tan estrechas como el tamaño de sus propio cuerpo. Este sistema agiliza el efecto dominó en la propagación de infecciones y contaminación por la materia fecal.

Para luchar contra esto, los métodos que más se utilizan en la ganadería intensiva son la inyección sistemática de antibióticos para prevenir el contagio. Debido a que la demanda de carne no deja de incrementar en el mundo occidental, los ganaderos también buscan opciones para acelerar el crecimiento de los animales alimentándolos con piensos con hormonas de crecimiento.

Y si somos lo que comemos...a posteriori nosotros nos comemos el filete cargadito de hormonas sazonado con antibióticos. Esto no hace más que cargar el cuerpo de toxinas, lo que provoca peores digestiones, inhabilidad de absorber los nutrientes correctamente, destrucción de la flora intestinal y nos priva de tener más energía.

Sin ser alarmistas, a diferencia de países como los Estados Unidos, las leyes europeas cada vez procuran regular más estas prácticas.

Aun así, si dentro de una alimentación que sigue la filosofía COME LIMPIO consumes proteína animal, te recomiendo no comer carne más de 1-2 veces por semana y comprarla en una carnicería de confianza que sepas que sigue unas buenas prácticas ganaderas, respetando el ciclo natural de crecimiento de los animales y donde les permiten comer pasto del campo.

4. Una digestión tóxica

Las proteínas animales son el grupo de alimentos que más tardan en ser digeridos en nuestro sistema digestivo (5-8horas), y en muchas ocasiones su digestión no es del todo completa. Esto conlleva que los alimentos que contienen proteína animal y no han sido correctamente digeridos se pudran en el colon y se conviertan en toxinas, bloqueando los canales de absorción y digestión de otros alimentos más nutritivos y limpios.

Entonces, ¿qué nos aporta la carne?

Si le preguntas a cualquier persona de la calle qué es lo que nos aporta la carne, muchos te responderán: proteína, algunos añadirán el hierro y unos poquitos la vitamina B12. A parte de estos nutrientes, pocos más son los elementos nutritivos que nos ofrece, ya que la carne está desprovista de fibra y es pobre en vitaminas y minerales esenciales.

Además la carne se consume principalmente cocinada. Una vez calentamos las proteínas animales, parte de sus aminoácidos se desnaturalizan, lo que reduce la cantidad de proteínas que nuestro cuerpo es capaz de usar y asimilar.

Entonces, preguntémonos de nuevo ¿qué nos aporta la carne? Pues no mucho, la verdad.

Menos carne, más salud

Cuando nos saciamos de proteína animal no dejamos espacio par otros alimentos que son más limpios como los vegetales de hoja verde. Seguir una alimentación basada en productos de origen vegetal y baja en productos de origen animal tendrá un efecto anti-aging.

Una alimentación rica en verduras, hortalizas, frutas, cereales integrales, legumbres, frutos secos, semillas, algas y superalimentos nos ayudará a combatir los radicales libres, mantendrá el cuerpo en un buen estado de alcalinidad, protegerá nuestras células, fortalecerá nuestras defensas y contribuirá a disfrutar de un buen estado de salud.

Somos lo que comemos, ¿qué comes tú?

Espero que os haya gustado y ¡hasta el próximo post!