Come limpio
Carla Zaplana
Dietista-nutricionista y mentor de salud
Carla Zaplana

Alimentación Consciente

Necesitamos un cambio global: ni carne, ni leche, ni lácteos

Una alimentación más limpia basada en vegetales nos beneficia a nivel individual y nos hace sentir en harmonía con la naturaleza

No hace muchos años, las Naciones Unidas lanzaron un alerta advirtiendo de que una transición hacia una alimentación libre de productos de origen animal era vital para salvar el mundo de la hambruna, la pobreza y el cambio climático.

Si estás leyendo este artículo, seguro que eres de los míos, de los que nos hemos concienciado y que creemos que una alimentación más limpia y basada en vegetales no solamente nos beneficia a nivel individual, sino que nos hace sentir en harmonía con la naturaleza, fuente de donde todos venimos y la cual debe ser respetada.

A continuación te doy algunos datos para que te ayuden a reafirmar esta conciencia y puedas compartir con aquellos que aun ponen en duda que una alimentación más natural y respetuosa con el entorno contribuya a “la salvación” de nuestro planeta y, valga la redundancia, a la humanización de la humanidad.

Ni carne, ni leche, ni lácteos: únete al cambio

Según el programa de Medio Ambiente de las Naciones Unidas (UNEP), la población mundial estimada para el 2050 se prevé de más de 9 billones de personas, lo que hace que el tipo de alimentación estándar que se lleva en los países del hemisferio norte, rica en carnes y derivados, sea insostenible. A menos que se haga un cambio global, los impactos de la agricultura en la Tierra cada vez serán más negativos, pues dejar de comer es algo que los humanos nunca dejaremos de hacer, es más, lo hacemos cada vez en mayores cantidades y varias veces al día.

El anuncio que publicó la UNEP decía que “una reducción substancial de este impacto solo sería posible si se dejaran de consumir productos de origen animal”. “La producción de productos animales impactan más al medioambiente que la producción de materiales de construcción como la arena o cemento, plásticos o metales. La biomasa y los cultivos para alimentar a los animales causan tanta destroza al medioambiente como la combustión de petróleo”, dijo el profesor Edgar Hertwich, autor del anuncio de la UNEP.

El residuo y el gasto que genera la crianza del ganado que a posteriori se venderá como “comida” genera una gran contaminación y desgaste de los recursos naturales de la Tierra.

El Dr. Rajendra Pachauri, expresidente del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas, ya recomendó también, hace años, promover un día a la semana libre de carne para reducir las emisiones de carbono. Y es que el ganado consume la mayor parte de los cultivos del mundo, e indirectamente también es responsable de un gran uso de agua dulce, fertilizantes y pesticidas. Entre otros datos, el anuncio de la UNEP reportaba que “la agricultura, concretamente la carne y productos lácteos y derivados, son responsables del 70% del consumo de agua potable, 38% de la tierra usada, y 19% de los gases que provocan el efecto invernadero”.

¡Que no te falte el agua!

Evita la deshidratación

¡Que no te falte el agua!

Según la FAO, si el crecimiento estimado acaba siendo una realidad, la producción mundial de comida deberá incrementar un 70%. Este crecimiento se espera en gran parte en los países en desarrollo, los que tienden a seguir los mismos patrones que los países desarrollados. Así que nosotros, los países “ricos” (este adjetivo siempre me ha parecido un tanto irónico…) debemos enseñarles los malos efectos en la economía, en la salud y sostenibilidad que estas tendencias causan antes de que sea demasiado tarde.

Es posible que algunas personas se sientan débiles sin comer productos de origen animal (muchas veces debido a que no consumen suficiente cantidad o variedad de productos), pero lo que sí está claro es que todos nos podemos beneficiar de un mayor consumo de vegetales, reducir el consumo de productos de origen animal, buscar alternativas más limpias de proteína como las legumbres, cereales integrales, semillas y frutos secos, y hacer un uso responsable y sostenible de los recursos que nos brinda la naturaleza.

Terminando este artículo, recuerdo una frase que utilizó para una campaña una de las tiendas de artículos para el hogar que más me gustan. Y decía así: “Actúa localmente, piensa globalmente”.

Bibliografía


Assessing the Environmental Impacts of Consumption and Production: Priority Products and Materials , A Report of the Working Group on the Environmental Impacts of Products and Materials to the International Panel for Sustainable Resource Management. http://www.unep.org/resourcepanel/Portals/24102/PDFs/PriorityProductsAndMaterials_Report.pdf

UNEP's Resource Efficiency Programme WEB. http://www.unep.org/resourceefficiency/

2050: A third more mouths to feed. FAO WEB. http://www.fao.org/news/story/en/item/35571/icode/

suscribete Julio 2017