Gastronomía consciente
Virginia García
Chef vegana
Virginia García
Comida vegana para fiestas

Celebra el sabor

9 opciones veganas y saludables para una fiesta

¡Hay vida más allá de las patatas fritas! Aunque pueda parecer complicado, tenemos muchas opciones para celebrar una fiesta sin alimentos de origen animal.

Cuando llegan celebraciones como los cumpleaños, ¿qué hacemos? Aunque nos parezca muy complicado la verdad es que tenemos a mano un montón de opciones sencillas, más o menos saludables, para una fiesta de cumpleaños muy variada.

Fiestas veganas: ¿qué podemos servir?

Aquí os dejo algunas ideas con cosas que suelo utilizar para fiestas y celebraciones. Estas son las más fáciles y asequibles, no tendrás que pasarte todo el día en la cocina para hacerlas.

1. Snacks comprados

Las patatas fritas y muchos snacks son 100% vegetarianos. Hay muchas variedades para elegir, también chips de vegetales (remolacha, chirivía, yuca, plátano, etc), palitos de pan con sabores, rosquilletas con frutos secos, etc. Pueden quedar muy bien por el toque crujiente que contrastará con las texturas de otros platos que pongamos.

2. Frutos secos

Cacahuetes, nueces, pistachos, almendras, habas… puedes optar por comprarlos sueltos o un mix en el que venga un poco de todo. A mí me gusta tostar almendras en casa y ponerles un poquito de romero.

Los frutos secos en general son muy golosos, acompañan muy bien cualquier celebración, aunque sea solo un aperitivo en familia. Cuida que no tengan demasiada sal o que no sean todos fritos, mejor tostados y la sal se la pones tú al servir.

3. Encurtidos

Aceitunas de varios tipos: manzanilla, arbequina, kalamata, etc., pepinillos, banderillas, berenjenas encurtidas… todas estas opciones son buenas y quedan genial con el resto de cosas, especialmente las aceitunas. Puedes dejarlas el día antes en un bote con su caldo, laurel, romero y pimienta negra entera para darles un toque aromático.

En general los encurtidos son cómodos de servir y de comer, son de esas cosas para las que no necesitas tenedores ni nada en especial (puedes poner palillos, claro), solo un recipiente al lado para los huesos (si pones aceitunas con hueso).

Como encurtido casero suelo hacer calabacín en vinagre. Queda como los tradicionales boquerones en vinagre pero 100% vegetal. Es un entrante que siempre triunfa.

4. Patés

Patés y cremas caseras como el hummus, babaganoush, muhammara, cremas de frutos secos y legumbres, etc. Para servirlos puedes optar por las tostaditas de pan, pero será más cómodo y fácil poniendo al lado palitos de zanahoria, palitos de pan integral o algún snack que también sirva para coger porciones de paté, como los nachos.

No hace falta poner grandes cantidades ni un montón de variedades. Al menos un hummus bien presentado, con aceite de oliva, pimentón y unos garbanzos cocidos por encima.

Otra opción es preparar pequeños canapés con estos patés. Puedes usar tostaditas de pan integral en las que untar una capa generosa de paté y terminarlo con semillas, brotes frescos (brotes de brócoli por ejemplo), una pizca de alguna especia (por ejemplo pimentón y pimienta), o unas hojas frescas (albahaca, cilantro, cebollino…).

Otra de las ventajas de los patés caseros es que se hacen en un momento y los puedes tener preparados desde el día anterior, bien guardados en la nevera. Y lo que sobre también se puede guardar.

5. Bocaditos variados

Croquetas, empanadillas, gyozas, bolitas de patata y similares. Son bocados pequeños que se calientan rápidamente y que siempre gustan. Puedes hacerlos el día anterior o comprarlos ya hechos (hay croquetas 100% vegetales, por supuesto), aunque lo suyo es que sean caseros y aprovechar cosas que tengamos por la nevera, innovar y ofrecer más variedad.

Por ejemplo las empanadillas se pueden hacer con el relleno “de toda la vida” cambiando el atún por tofu desmigado o soja texturizada. Quedan estupendas. Las croquetas, mejor de tamaño pequeño, y de vegetales variados (puerro, zanahoria, pimiento, setas y champiñones, etc) picados bien finos.

Se pueden recalentar al horno o a la sartén, siempre vigilando que no se quemen, moviéndolos de vez en cuando. Si no te apetece estar cocinando mientras celebras, opta por cosas que también queden bien frías, como las empanadillas y los gyozas.

6. Sandwiches

En los cumpleaños de los 80 no podían faltar. A mí no me gusta poner sándwiches, pero admito que son una buena opción, sobre todo si hay bastantes invitados.

Hazlos con pan integral y corta cada sándwich en 4 para hacer las raciones menos pesadas. Rellénalos de ensaladilla vegana, patés vegetales con brotes tiernos, pisto… ante todo que el relleno no se desparrame muy fácilmente y que en combinación con el pan quede muy sabroso.

7. Bebidas

Lo más “exótico” que pongo son aguas aromatizadas con limón y/o naranja e infusiones hechas refresco, como el té con limón, pero usando tés diferentes, que lleven también frutas y flores, para más sabor. Por lo demás, hay una grandísima variedad de batidos y refrescos que son 100% vegetales y que se pueden poner también si algún invitado/a los pide.

8. La tarta

En un cumpleaños se suele esperar que haya tarta y cantar el “cumpleaños feliz”, así que la tarta la hago yo el día anterior y la guardo en la nevera hasta el momento de servir.

Como base, un bizcocho vegano que quieras (por ejemplo integral con vainilla), y como relleno lo que a ti te apetezca. Tienes un montón de cosas para elegir, desde chocolates hasta natas montadas 100% vegetales o merengue vegano casero hecho con aquafaba. También puedes hacer crema pastelera, nata de coco, mezclar nata vegetal con alguna mantequilla de frutos secos…

Como cobertura suelo optar por una fina capa de nata vegetal montada que hará las veces de “sellador”, y por encima ganache de chocolate. Me encanta el chocolate, así que mis tartas de cumpleaños suelen ser de varios tipos de chocolates, vainilla, esencia de ron, canela y avellanas.

Por supuesto puedes hacerla de limón, de zanahoria o de lo que más te guste. ¡Es tu tarta!

9. Otros dulces

Hay un montón de “chuches” veganas para elegir. Desde cacahuetes cubiertos de chocolate negro a gominolas y similares 100% vegetales. Yo no soy muy de poner un montón de dulces, pero a veces dan un toque de color y contrastan con el resto de cosas, que suelen ser saladas.

Una de las cosas que me gusta hacer es poner un bol con onzas de chocolate casero. Hago tabletas partiendo de chocolates con más del 70% de cacao y añado elementos crujientes como quinoa inflada, nueces, avellanas, arroz inflado… Una vez solidificadas las tabletas las parto en oncitas o en trozos y las pongo en un bol para picar dulce.

Etiquetas:  Virginia García Cocina

suscribete Julio 2017

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?