Gastronomía consciente
Virginia García
Chef vegana
Virginia García
Cómo hacer quiche

¡A la rica verdura!

Como preparar una quiche de verduras en casa

Las quiche son una receta excelente para combinar varias verduras en un solo plato. Son fáciles de hacer y puedes prepararlas con ingredientes que tienes en casa.

Una buena forma de hacer un plato con multitud de verduras es agruparlas en una quiche. Como base puedes utilizar masa de pan integral casera o vegetales cortados finos, y sobre ella puedes ir colocando capas y capas de las verduras que tengas en casa.

Aprovecha los restos que te queden en la nevera: media cebolla, un trozo de pimiento, una zanahoria suelta… en las tartas saladas cabe prácticamente todo y el sabor global se verá beneficiado.

Tartas de verduras saladas, ¡prepáralas en casa!

Para hacer una quiche de verduras necesitamos un molde (cuadrado, rectangular, redondo, lo que quieras) y un horno para asarlo todo junto. Después podemos servirla recién hecha, templada o fría, y es muy útil para comer fuera, solo tienes que coger una porción y guardarla en tu tartera.

Ahora en verano hay algunos ingredientes que harán destacar especialmente nuestras tartas.

Tomate

Un ingrediente muy veraniego que encontramos en muchas variedades: de rama, de pera, rosa, corazón de buey, etc.

Podemos pasarlos primero por agua hirviendo y pelarlos o usarlos tal cual, en rodajitas. En cualquiera de los casos quedarán muy bien.

Elige siempre tomates que estén maduros, tendrán mucho más sabor.

Calabacín

Otra hortaliza de verano que nos puede servir como base para la quiche (en rodajitas finas, unas encima de otras) o como ingrediente, tanto rallado como picado, cortado en lonchas, en tiras, en juliana, etc.

El calabacín aporta mucha jugosidad y es especialmente exquisito si lo ponemos por encima de todo y dejamos que se ase.

Berenjena

Para las quiche prefiero hacerla primero asada al horno (aprovecho y meto más verduras) o al vapor, así me aseguro de que queda bien hecha. Eso sí, la textura es diferente. Si la ponemos directamente en la tarta cortada en rodajas la notaremos más entera, y si la asamos primero lo que nos encontraremos será la textura cremosa de la carne de la berenjena asada. En cualquiera de los dos casos el resultado es muy bueno.

En caso de añadirla cruda te puede servir para que absorba los líquidos de otros ingredientes, como champiñones, setas o calabacines, que pueden salir durante la cocción y hacer nuestra quiche un poco aguada.

Calabaza

Tenemos calabazas todo el año, así que podemos aprovecharlas para las tartas saladas.

Si piensas cocinar tu quiche durante un tiempo prolongado, puedes poner la calabaza cruda. Si no es conveniente que la hagas cocida, al vapor o asada antes de añadirla.

La calabaza hecha puré hace un buen fondo para cualquier tarta, un extra de cremosidad como un paté. Y mezclado este puré con avena nos puede servir de base para la quiche.

Patatas

La verdad es que la patata es quizá en lo que menos pensamos para una tarta salada, donde priman los colores y el contraste de sabores, pero unas patatas cortadas finitas nos sirven como base y unas patatas hechas puré como enlace cremoso entre ingredientes. El puré de patatas queda muy bien en las quiche porque aglomera y junta los ingredientes que hemos colocado por capas, un efecto que también podemos hacer con calabaza, boniato o zanahoria.

Espinacas

Las espinacas frescas sueltan bastante agua, y las congeladas necesitan un descongelado previo, así que uses las que uses será preferible darles una cocción primero. Por ejemplo puedes hacer una bechamel con bebida de soja y añadir las espinacas frescas, o sofreír las congeladas con ajo y perejil.

Puedes poner una capa solo de espinacas, quedan muy buenas asadas.

Brócoli

Lo mejor para el brócoli es que lo pongamos al final, preferiblemente sobre un puré o salsa espesa, para permitir que se dore pero quede tierno y retenga humedad.

Coliflor

La coliflor rallada y mezclada con aglomerantes como huevo de lino (1 cucharadita dejada en 100 ml de agua caliente al menos 15 minutos) y avena funciona perfectamente como base. No es un pan, así que no forma una masa estirable, pero se puede ir poniendo por el fondo del molde y aplastando con una cuchara o con las manos.

Los floretes de coliflor también quedan estupendos por encima, dejando que se doren o se gratinen, y también como ingrediente para una salsa cremosa (añade coliflor a una bechamel y pásalo por la batidora).

Pimientos

Rojos, amarillos, verdes, dulces o picantes, los pimientos asados siempre quedan genial en las quiche. Puedes asarlos primero y después añadirlos, o ponerlos crudos en tiras finas para permitir que se cocinen bien.

Frutos secos

Añádelos preferiblemente machacados o picados, o molidos si son para la masa. Quedan muy bien las nueces, almendras, anacardos, pistachos y piñones. Por ejemplo con las espinacas quedan genial los piñones tostados, con la coliflor las almendras, con el boniato las nueces…

Añádelos sin miedo, preferiblemente crudos o tostados sin sal.

Aguacate

Entre capa y capa de verdura pon una de aguacate en lonchitas finas o de crema de aguacate (basta con batir el aguacate con bebida vegetal sin azucarar y sin sabores) para darle un toque de cremosidad y color. El aguacate tiene un sabor muy suave y pega con todo.

Quiche de patata y verduras en juliana

Ingredientes

Para la base:

  • 3 patatas medianas (unos 400 g)
  • 1 cucharadita de almidón de maíz (maicena)
  • una pizca de sal

Para el relleno:

  • 2 pimientos rojos asados
  • 1 berenjena asada
  • 4 tomates de pera pelados
  • 1 calabacín
  • ½ brócoli mediano
  • 3-4 cucharadas de aceitunas negras en rodajitas
  • ¼ de cucharadita de orégano
  • ¼ de cucharadita de sal

Para la salsa:

  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de harina integral de trigo
  • 1 taza de bebida de soja (sin azucarar y sin sabores)
  • ¼ de coliflor (unos 300 g)
  • Una pizca de nuez moscada
  • Una pizca de pimienta negra molida
  • Sal al gusto

Preparación

  1. Precalienta el horno a 180ºC.
  2. Extiende una pizca de aceite por todo el fondo y paredes del molde.
  3. Pela y lava las patatas y córtalas en lonchitas finas (usa una mandolina). Ponlas en un bol, añade una pizca de sal y el almidón de maíz y mézclalo bien a mano.
  4. Reparte las patatas por el molde y mételo al horno a 180ºC, a altura media, 10 minutos.
  5. Para la salsa calienta el aceite de oliva a fuego medio-bajo, añade la harina y mézclalo bien. Cuando se haga una pasta añade poco a poco la bebida de soja sin dejar de remover. Agrega la nuez moscada, pimienta y sal, y por último la coliflor. Retíralo del fuego y bátelo con la batidora.
  6. Corta las verduras en tiritas finas (en juliana) y el brócoli en floretes y ve colocándolas en el molde, sobre la capa de patatas. Puedes mezclarlas si quieres, pero mejor ponlas de una en una, formando capas. Espolvorea con una pizca de sal y orégano entre capas. Termina con las aceitunas, vertiendo la salsa por encima y colocando el brócoli.
  7. Mételo al horno de nuevo, a 180ºC, durante 25 minutos, a altura media, o hasta que esté hecha y dorada.
  8. Sácala y deja que repose 5 minutos antes de cortar y servir.
suscribete Julio 2017