Alain Duport, veterinario homeópata

Salud y bienestar animal

"La homeopatía no se basa en el placebo"

El veterinario Alain Duport lleva 35 años comprobando la eficacia de la homeopatía en animales, que no entienden de sugestiones.

Dra. Ana Delgado

El doctor Alain Duport es un reconocido veterinario y homeópata que trabaja en la región del Gers, en el sudoeste de Francia. También es autor de L’homeopathie pour les animaux aussi (Ed. Narayana), que se traducirá próximamente al español.

Duport atiende a todo tipo de animales, en cualquier circunstancia, e incluso a sus cuidadores. Con la homeopatía realiza un tratamiento integral, que estimula su curación sin recurrir a fármacos cuando no son estrictamente necesarios.

En su libro explica 101 casos de animales tratados con homeopatía, a veces junto con sus dueños. Los resultados obtenidos permiten pensar que la homeopatía es mucho más que un placebo.

Entrevista a Alain Duport, veterinario homeópata

El pasado mes de noviembre, Alain Duport realizó un seminario en el Instituto Homeopático de Barcelona, donde tuvimos ocasión de entrevistarle. Tiene una manera respetuosa de abordar la salud de los animales que tiene en cuenta tanto aspectos anímicos como la influencia del entorno.

¿Cuál ha sido su trayectoria?
–Soy veterinario homeópata unicista desde hace 35 años. Trato tanto a animales de compañía, como perros, gatos y pájaros, como a vacas, caballos, ovejas, abejas, cabras, cerdos, pollos y patos. Todos mis tratamientos son con homeopatía.

¿En qué se diferencia de un veterinario «normal»?
–Un veterinario homeópata ha recibido una formación clásica como los otros, puede tratar a todos los animales y las urgencias de todo tipo y, además, ha estudiado homeopatía. Esto le permite abordar al animal enfermo en su globalidad y buscar el medicamento que idealmente debe restablecer su salud de forma duradera.

¿Qué le motiva para ejercer la veterinaria homeopática?
–Parto de una concepción de la vida que no es solo material; el animal tiene una fuerza vital y un aspecto mental que el homeópata tiene en cuenta. Además, la homeopatía ofrece posibilidades de curación mucho más amplias que la medicina clásica, especialmente en los problemas de comportamiento, las enfermedades virales y las crónicas.

El animal tiene una fuerza vital y un aspecto mental que el homeópata tiene en cuenta.

También me importa la salud pública: la homeopatía no aumenta la resistencia a los antibióticos entre las personas y no añade residuos a la leche ni a la carne. Es también un tratamiento mucho más barato, sobre todo cuando se trata de un grupo o manada. ¡Y para que los detractores de la homeopatía vean que no se basa solo en el efecto placebo, pues la expectativas no funcionan con los animales!

¿En qué se diferencian los animales de los humanos?
–El animal expresa su sufrimiento puro, sin racionalizarlo ni justificar lo que le ocurre, nos muestra sus emociones y sus reacciones tal como las vive. Además, como sus procesos vitales se suceden de forma más rápida, podemos seguir la evolución de una vida entera y a veces de varias generaciones.

¿Cómo funciona la homeopatía para los animales?
–El principio de la homeopatía es idéntico en medicina humana y en veterinaria. Se basa en el principio de similitud enunciado por Samuel Hahneman: similitud entre los síntomas observados en los pacientes y los síntomas producidos por el remedio en el individuo sano. Los remedios son diluidos y dinamizados.

Todos los síntomas raros, curiosos, que caracterizan al enfermo se utilizan para identificar la globalidad del individuo y comprender lo que le es propio.

¿Cómo actúa el medicamento homeopático?
–Su objetivo es restablecer, rearmonizar la energía vital del enfermo.

Consideramos que la enfermedad es una perturbación de esta energía vital. En las enfermedades agudas, observamos los síntomas aparecidos recientemente y en qué circunstancias. En una enfermedad crónica, buscamos los síntomas particulares después del nacimiento, a veces incluso en las generaciones precedentes, y seguimos su evolución.

Al tratar las manadas se les considera como un solo individuo. Después de verificar las condiciones de vida: hábitat, higiene, alimentación, se busca el remedio que conviene a los síntomas particulares del grupo…

¿Cómo se desarrolla la consulta?
–Es una consulta clásica, en la que el veterinario observa el comportamiento y los síntomas del animal, escucha al propietario (equivale a los padres en medicina humana) y hace los exámenes que le parezcan convenientes.

Una vez todo anotado, se buscan los síntomas raros y curiosos que caracterizan a este enfermo, y después, con la ayuda de un «repertorio» (recopilación de los síntomas expresados por un remedio cuando este se experimenta) hay que establecer la similitud entre el enfermo y el remedio.

Para la administración, utilizo con preferencia la forma líquida, más práctica para utilizarla con los animales.

¿Cómo toman los medicamentos los animales?
–Si se trata de un solo animal, directamente en la boca, en el agua de bebida o encima de la comida. A los grupos se les pone en el abrevadero. Se administra una o dos veces por día o más si el caso es agudo, y cuando se observan los primeros cambios, ya sean mejorías o agravaciones, hay que cesar la administración.

El objetivo de curación debe ser rápido en los casos de enfermedad aguda, y más largo para una enfermedad crónica. En enfermedades muy agudas, el cambio puede aparecer en minutos.

suscribete Abril 2018

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?