círculos de mujeres

Sabiduría femenina

Círculos de mujeres: cómo unirse para cambiar el mundo

Inspirados en los antiguos círculos de abuelas sabias, estas reuniones crean espacios donde compartir vivencias y cambiar consciencias.

Gema Salgado

Desde finales de los 80, grupos de mujeres en diferentes países se reúnen en círculo periódicamente retomando la tradición atávica de compartir con las demás la vida y lo que es importante para ellas.

En el círculo de mujeres ninguna es superior a las demás e impera el respeto y la honestidad. Cada una se convierte en una fuente de apoyo, superación y cambio, para las demás y para sí mismas, así como en un motor de transformación social.

Los orígenes: círculos de mujeres para hablar de tú a tú

Las reuniones en círculo entre mujeres nos remiten a encuentros que han tenido lugar desde el principio de los tiempos en pequeñas aldeas o comunidades indígenas. Las gentes, mujeres y hombres, hablaban mirándose a los ojos, y desde la misma altura, de lo relevante para cada uno y para la comunidad. A veces compartían historias personales, otras se comunicaban con el espíritu en ceremonias rituales en torno al fuego

En los círculos de mujeres se creaba un espacio para la conexión, la comunicación enriquecedora de igual a igual o la sanación, y se afianzaban los vínculos. Sin embargo, aunque perduran en pequeños grupos de nativos de todo el mundo, estos encuentros fueron perdiendo vigencia al instaurarse el modelo patriarcal.

La reunión en círculo fue reemplazada por la reunión en filas, donde hombres y mujeres se convertían en receptores pasivos de información e instrucción por parte de personas en posición de liderazgo.

Con el patriarcado, el círculo fue reemplazado por la reunión en filas, donde hombres y mujeres se convierten en receptores pasivos

Los círculos de mujeres hoy

Una de las pioneras en sumarse al movimiento moderno de retomar los antiguos círculos de las abuelas sabias fue la psiquiatra y analista junguiana Jean Shinoda Bolen, conocida internacionalmente por libros como Las diosas de cada mujer.

Jean Shinoda Bolen creó el concepto del Círculo Millonésimo a fin de favorecer estos círculos en todo el mundo y avanzar hacia un punto de inflexión capaz de alumbrar una humanidad más consciente y equilibrada.

Empoderar y crear masa crítica

Con esa misma idea que apuntó Bolen ha surgido también más recientemente Gather The Women, una comunidad virtual que aúna a mujeres de 52 países. Marta Martínez Arellano es la coordinadora de la organización en España.

Según Marta Martínez Arellano, el objetivo de fomentar los círculos de mujeres es favorecer el empoderamiento personal y crear conciencia para alcanzar la masa crítica capaz de la transformación social a la que alude la doctora Bolen. «La conexión con la propia feminidad y el crecimiento que experimentan las mujeres repercute en su entorno social», explica.

Gran diversidad de círculos

Existen círculos de muchos tipos y tamaños: de solo cuatro integrantes que se conocen de siempre y círculos de más de treinta en que las mujeres se ven por primera vez. Pueden celebrarse en una casa particular, un bosque, una cueva, un local… La mayoría solo tiene un coste simbólico para contribuir a unos gastos mínimos, aunque algunos se organizan con fines terapéuticos, duran un tiempo y el coste es mayor.

Los temas tratados en los círculos son muy diversos; hay círculos de percusión, de meditación, de creación de mandalas, de plantar juntas un jardín; círculos en que se habla de sexualidad, de nutrición, del cuidado de una misma, de las diosas de cada mujer, de la muerte…

Cómo se desarrollan los encuentros

El espacio del círculo es un ámbito sagrado en el que se toma conciencia de dónde y por qué se está en él. En el centro suele haber un altar donde se colocan objetos ceremoniales: velas, flores, incienso, cristales, plumas, conchas, fotos, libros…que invitan a conectar con lo íntimo.

Hace cuatro años Noemí Lázaro, doula y terapeuta de Pamplona, sintió el deseo de convocar un círculo de mujeres y lo puso en práctica: «Lo convoqué de cara a la siguiente Luna Nueva entre mis contactos, por correo electrónico, y tuve 28 días para pensar cómo nutrir a las mujeres que participasen. Para la dinámica me guié por la pauta que propone Jean Shinoda Bolen en su libro El Millonésimo Círculo y agregué ideas mías, como elaborar una caja en la que cada mujer que diera una sesión dejara algo propio».

«Hay círculos que en el centro colocan un bastón de la palabra que cada mujer coge cuando quiere hablar, o se va pasando el bastón en el sentido del reloj, para que todas puedan expresarse», nos cuenta Lázaro. Para ella, afirma, el círculo ha sido un regalo. "Muchas amistades han surgido del círculo, colaboraciones profesionales, lecturas comunes y, sobre todo, grandes momentos de alegría y sostén".

13 claves para crear un círculo de mujeres

Convócalo por email, en las redes sociales, mediante octavillas o el boca a boca… Estas pautas de "El millonésimo círculo" te ayudarán a dinamizarlo.

  1. Propón que se hable de una en una.
  2. Cuando surja una duda o lo necesites, para y silenciosamente pide ayuda.
  3. Habla y escucha desde el corazón.
  4. Abre y cierra el círculo escuchando la voz de cada participante.
  5. Considéralo un espacio sagrado.
  6. Ofrece experiencia en lugar de consejo.
  7. Escucha con atención, sin juzgar.
  8. Habla desde tu propia experiencia y creencias, en vez de hablar desde la de las demás.
  9. Decide con las demás mujeres cómo se llevarán a cabo las decisiones.
  10. Acoge la diversidad de puntos de vista.
  11. Comparte el liderazgo y los recursos.
  12. Decide con las demás mujeres qué se va a mantener como confidencial.
  13. Trabaja a favor del consenso cuando se necesite.

Etiquetas:  Mujer

Artículos relacionados

suscribete Julio 2017