Dulcinea en su santuario Wild Forest

Activismo

Wild Forest: un santuario para fauna salvaje

Un buen día la youtuber Dulcinea decidió cambiar de vida y emprender un nuevo proyecto: crear Wild Forest, un santuario para fauna salvaje en Barcelona.

Paula González

Paola Calasanz sabía de vidas transformadas, pero la suya aún había de cambiar. "Lo que ocurre al mirar a un desconocido a los ojos", su primer vídeo viral, había cosechado más de 7 millones de visitas en YouTube.

Tras ese éxito, ella y su equipo habían hecho un segundo vídeo viral en el que personas con cáncer explicaban lo que es importante para ellas.

El cambio le llegó a Paola al ver una charla online de un famoso activista vegano. "Me sentí engañada, tonta, ignorante y muy decepcionada. Entendí que ese algo que yo comía en realidad era alguien que quería vivir. Que mi placer al comer, que podía durar 10 o 15 minutos, no podía anteponerse al derecho de ellos a vivir su vida".

El santuario de animales de Dulcinea

Se hizo vegana en 2012, pero comenzó a hacer activismo en 2016. "Acogía animales de manera particular. Ahora es cuando lo he empezado a hacer a gran escala. Para poder salvar más vidas y llegar a más gente", dice.

"La verdad es que me ganaba muy bien la vida, pero sentí que necesitaba aportar un granito más de arena al mundo y decidí parar un poco para empezar mi gran proyecto: el santuario".

Wild Forest, una reserva salvaje

Así nace en el año 2017, en Barcelona, la reserva Wild Forest. Constituidos como asociación sin ánimo de lucro, Paola, su pareja y un pequeño equipo de voluntarios, atienden en las cercanías de Montserrat a un grupo de animales rescatados de diferentes situaciones de abuso y abandono.

"Investigué y vi que no había ningún santuario especializado en recuperar y rescatar fauna salvaje", afirma.

"Viven en condiciones muy diferentes a los animales de granja, por ello adquirimos una finca que fuera forestal y que tuviera praderas, para aquellos animales que no se pueden devolver a su estado de libertad, sea porque están heridos o demasiado domesticados. Para ellos hemos creado un espacio de varias hectáreas que simula casi al 100% como vivirían en su hábitat. Nuestra idea es deshumanizarlos".

Pese a que también conviven con gatos, un perro, gallinas y ovejas, el objetivo principal es dejar que el resto de santuarios especializados en animales que provienen de granjas (unos 20 en España) se ocupen de ellos, mientras Wild Forest se encarga de ciervos, corzos, jabalíes y otros animales del bosque.

Son exigentes con los rescates. Eligen casos urgentes o que nadie puede atender. "Alguien que tiene un cerdito en casa y se ha cansado no es nuestro objetivo. Esa gente debe aprender y responsabilizarse de sus actos", sentencia la fundadora del santuario.

Una casita de madera de dos plantas sirve como cuartel general y hogar de Paola y su gran familia. Aún no permiten visitas y, cuando lo hagan, estarán muy controladas. Solo podrán acudir "grupos pequeños y no creo que permitamos que interactúen con ellos. Son animales libres, y tocarlos y hacerse fotos (aunque eso nos gusta a todos) es romper su verdadera naturaleza".

Wild Forest es un lugar donde sanar

Los animales salvajes también necesitan acudir al veterinario. Son muchos los accidentes, provocados por los humanos o no, que pueden sufrir en la naturaleza: esguinces, roturas, desgarros....

Por eso, en la reserva Wild Forest también atienden a los animales de forma médica: "Tenemos tanto veterinario de granja, como de animales salvajes y de animales domésticos. Contamos con tres según para lo que haga falta", cuenta Paola Calasanz.

Santuario Wild Forest

En la Reserva cuentan asimismo con etólogos y biólogos voluntarios para ayudarles con la reinserción de los animales que puedan ser devueltos a su hábitat.

Tampoco dejan a los animales reproducirse para evitar su proliferación y predicar así con un control de la natalidad más ético que la caza. La norma general es castrar siempre a los machos.

Cómo han sido los primeros pasos

Comenzaron haciendo campaña para salvar a 40 ciervos (madres embarazadas y crías) junto con la Fundación FAADA. Sin embargo, aún no tienen todo el terreno vallado y puede suponer un peligro para los animales, ya que están rodeados de cotos de caza.

Aunque la caza supone un método ineficiente para controlar poblaciones de animales, además de una práctica cruel y anacrónica, la Generalitat de Catalunya sigue apostando por dar vía a estos colectivos mediante una nueva ley que sustituirá a la de 1970.

Más de 500 personas se reunieron en la sala Ailac para dar la bienvenida a la asociación. Se dieron conferencias sobre la reserva y su labor. Recaudaron el suficiente dinero para vallar el terreno, aunque siguen necesitando ayuda. Por eso, tienen una tienda online donde venden tazas, camisetas y tote bags.

Paola Calasanz es una barcelonesa conocida por su canal de YouTube Dulcinea Studios, con casi medio millón de seguidores y varios vídeos virales.

En 2016 ganó el premio a Mejor Bloguera Cocinera Femenina del concurso de Canal Cocina compartiendo sus recetas a fin de concienciar sobre una forma más justa de nutrirnos.

Ahora emprende un nuevo proyecto: un santuario creado con la filosofía de una reserva para animales salvajes.

suscribete Abril 2018

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?