Un huerto a escala humana

Vivir Cuerpomente

La Xirivia, un huerto a escala humana

No puede ser lo mismo comer los productos del supermercado que los alimentos cultivados con cariño por dos chicas en un pequeño huerto. La Xirivia es un ejemplo de producción natural y sostenible

Helena Sariol y Dulos Moncau

Somos dos agricultoras, Helena y Dolors, que iniciamos con mucha ilusión un proyecto de huerta ecológica situado al pie del macizo de Les Gavarres, en la comarca del Baix Empordà, en la provincia de Girona. Nuestros huertos se encuentran en pleno bosque, alejados de la ciudad y de cualquier explotación agrícola intensiva, por lo tanto, cultivamos en una zona con unas características únicas.

Métodos artesanales

Tradición agrícola: actualmente plantamos y cuidamos nuestras hortalizas con la experiencia adquirida después de diez años en contacto con el mundo y los métodos de la agricultura ecológica. Parte de nuestra familia procede del ámbito de la agricultura y la ganadería.

Sin tractores: trabajamos unos 10.000 metros cuadrados de huerta –algo más que un campo grande de fútbol– usando herramientas pequeñas y maquinaria de bajo peso, con lo cual no compactamos la tierra y gastamos la menor cantidad posible de energía no renovable.

Cuidamos la fertilidad: sembramos leguminosas y gramíneas como abono verde, plantas que ayudan a aumentar la fertilidad del suelo. Realizamos rotaciones en los cultivos de manera que la tierra pueda descansar por zonas y, así, evitamos que se agoten los nutrientes.

mercado cuadrada

Crear y cuidar un ecosistema

Siguiendo nuestra filosofía, pensamos que el huerto es un ecosistema vivo y por lo tanto cíclico, que se compone de diversas partes que deben tratarse de forma holística. En este sentido, en nuestro ecosistema, las gallinas crecen en plena libertad alrededor del huerto. Los burros –Pepa y Crocheto– contribuyen a mantener limpio el entorno y nos ayudan a desarrollar, cada vez más, tareas del bosque y del huerto. Así, todo fluye y tiene sentido.

Especies locales y tradicionales: el invernadero, de 15 metros de largo, nos permite crear nuestro propio plantel con las semillas de variedades tradicionales. Recolectamos las semillas para poder sembrar al año siguiente. Guardamos las semillas mejor adaptadas y participamos de manera activa en su conservación.

Relación de confianza: no tenemos el sello de la agricultura ecológica. Pensamos que probablemente deberían mostrar una etiqueta aquellos productos que se obtienen vertiendo sustancias tóxicas a la tierra. Nosotras amamos la tierra y la cuidamos con pasión y creemos en una relación de confianza entre productor y consumidor.

Local y de temporada: ofrecemos nuestras verduras en el entorno más próximo por dos motivos: calidad y sostenibilidad. Calidad, porque queremos ofrecer verdura fresca, acabada de recolectar, evitando así almacenes, cámaras frigoríficos y transportes que reducen la calidad e incrementan el precio. Sostenibilidad porque el hecho de almacenar y transportar –a menudo desde muy lejos– comporta costes ambientales notables.

Técnicas especiales: practicamos un tipo de agricultura que intenta –además de no utilizar productos químicos nocivos que contaminan la tierra, el agua, el aire y los propios alimentos– mejorar la composición del suelo. Para ello utilizamos un conjunto de técnicas específicas que provienen de la agricultura biodinámica y de la regenerativa.

Huerto cuadrado

En armonía con el cosmos

La agricultura biodinámica se basa en trabajar en consonancia con las energías de la vida y del cosmos. Se intenta asegurar la fertilidad del suelo –sin recurrir a los fertilizantes químicos– y la salud de las plantas.

Calendario de Maria Thun: nos indica las influencias de los astros sobre el huerto cada día del año. Elaboramos también unos preparados con plantas fermentadas y decocciones de ortiga, cola de caballo, milhojas, consuelda…

La ayuda de microorganismos: las técnicas de la agricultura regenerativa recomiendan el uso de harinas de roca (basalto, feldespato…), biofertilizantes elaborados con estiércol de vaca, cenizas o leche, y la utilización del bocashi (abono orgánico fermentado).

Con todos estos ingredientes producimos alimentos más nutritivos, más energéticos y ¡más deliciosos!

La Xirivia

Cruïlles. Girona
www.laxirivia.cat

Artículos relacionados