Residuo cero en la cocina

Residuo cero

Stop a la basura: cómo eliminarla de tu cocina

Una gran parte de nuestra basura procede de lo que consumimos para alimentarnos. Te contamos cómo generar menos residuos en la cocina e incluso reducirlos a cero, qué necesitas para empezar y cómo organizarte para ahorrar tiempo.

Mayra Paterson

¿Te sorprende a veces la cantidad de basura que generas cada día? Incluso aunque te propongas reducirla y compres cosas a granel, aunque te lleves tu bolsa de tela al supermercado para que no te den otra de plástico que añadir a la enorme pila que escondes en el armario...

Se calcula que en España cada persona genera casi 500 kilos de residuos al año. En total, de los hogares salen anualmente cerca de 21 millones de toneladas de residuos. Aparte del derroche de recursos que esto supone, lo peor es que, por mucho que reciclemos, una gran parte acaba contaminando paisajes, mares y acuíferos.

Reducir la basura a cero

Tratar de reducir nuestra basura es un gran desafío, pero cada vez más personas se ponen a ello. Algunas se proponen incluso eliminar la basura en el hogar por completo. Forman parte de un movimiento conocido como zero waste o residuo cero, que abraza un estilo de vida más sencillo en el que ni siquiera hace falta reciclar porque apenas se genera basura.

Una de ellas es Anne Marie Bonneau, que en su blog Zero Waste Chef comparte sus peripecias y trucos para no generar residuos en la cocina. Con ello no solo contamina menos, sino que asegura comer de forma más natural y saludable.

Porque optar por reducir a cero la basura "no se basa en ser abnegado", dice esta chef de residuo cero. Todo lo contrario: comerás mejor, ahorrarás dinero y dispondrás de más tiempo libre.

10 consejos básicos para no generar basura

La cocina es el ámbito de la casa en el que generamos más residuos: bolsas de plástico, latas, tarros, paquetes, bandejas, tetrabricks, tarros, tapones, envoltorios de todo tipo, restos de limpiar las frutas y las verduras, sobras de comida... ¡Piensa en todo lo que tiramos solo para alimentarnos!

Por tanto, si te propones en serio reducir tu basura, no puedes obviar este frente. Entre las recomendaciones de Anne Marie Bonneau para generar menos basura en la cocina, ella misma ha seleccionado estas diez para quienes decidan ponerse a ello:

  • Deja de comer alimentos procesados: la mayor parte del plástico y de la basura que generamos viene de los envases en los que se comercializa la comida, y estos vienen en su mayor parte de los alimentos procesados, que no son sanos ni para nosotros ni para el planeta.
  • Evita las bebidas embotelladas: bebe agua de grifo y evitarás tener que deshacerte del envase. Si el agua de tu zona no es de calidad, utiliza algún sistema de filtros adecuado.
  • Rechaza cualquier plástico de un solo uso: si vas preparado para las ocasiones en que te las ofrecen te resultará más fácil rechazarlas, pero en cualquier caso di no a bolsas de la compra, pajitas y palitos para remover el café, platos, cubiertos y vasos o cualquier otro artículo desechable.
  • Ve preparado para la compra: lleva bolsas de tela grandes, pero también fundas o bolsitas de tela para las frutas y las verduras, así como diferentes recipientes.
  • Compra a granel: súrtete de buenos alimentos básicos cogiendo lo que necesites de los contenedores de producto a granel.
  • Compra con más frecuencia: te permitirá comprar cantidades más pequeñas para evitar que se te pase la comida y que tengas que tirarla.
  • Pásate por el mercado: compra productos frescos en el mercado de tu zona; tendrán mejor sabor y vendrán sin empaquetar.
  • Compra frutas y verduras “feas”: no necesitas que tus frutas y verduras sean brillantes, sin marcas y todas iguales; aparte de que muchas veces si son así es porque se han tratado químicamente, las frutas y verduras feas también son aprovechables.
  • Elige todo lo que quieras, pero cómete todo lo que elijas: con el tiempo sabrás ajustar mejor las cantidades y comprar solo lo que necesitas. Si compras más de lo que puedes comerte, acabará en la basura.
  • ¡Cocina!: no solo eliminarás muchos residuos, sino que mejorarás tu alimentación y tu salud.

Qué necesitas para reducir tu basura a cero

Para empezar apenas necesitas nada, simplemente un equipo mínimo, y como dice Anne Marie Bonneau, "seguramente te darás cuenta de que ya lo tienes todo en casa". Hazte con estos básicos y evitarás que una avalancha de basura te pille desprevenido:

1. Bolsas y fundas de tela

Te interesa hacerte con bolsas de tela para hacer la compra y fundas de tela para guardar en ellas las frutas y verduras frescas.

"Mucha gente se ha acostumbrado ya a llevar consigo bolsas de tela por si entra en el supermercado, pero a menudo las llenan luego hasta los topes con las pequeñas bolsas de plástico en las que les meten cada tipo de fruta o verdura", alerta Bonneau. "Llevar pequeñas fundas de tela para tus vegetales frescos elimina un montón de plásticos de la basura. Además, los alimentos resultan mucho más apetecibles cuando los ves en estas fundas".

2. Tarros de todos los tamaños

Si no tienes una buena reserva de tarros, "empieza a coleccionarlos a partir de ahora", aconseja la experta. Elige tarros que te permitan almacenar los alimentos en la nevera, en el congelador y en los armarios, tarros de los que puedas beber directamente, tarros para llevarte la comida al trabajo…

"Yo preparo muchos fermentados –kimchi, pepinillos en vinagre, masa madre, limones en conserva, salsa– y utilizo tarros para todas estas recetas", explica Anne Marie Bonneau. "Además, los tarros te ayudan a evitar que se te pase la comida, porque al ser transparentes puedes ver a simple vista lo que tienes en la nevera. Los recipientes opacos suelen agonizar sin remedio en el fondo de la nevera, porque no puedes ver lo que hay dentro y, para cuando te acuerdas de que están ahí, ya suele ser demasiado tarde".

3. Un kit para salir preparado de casa

Si lo dejas listo junto a la puerta de casa, te acordarás de llevártelo contigo cuando salgas a la calle. Te ayudará a evitar mucha basura a lo largo del día.

Incluye una botella, una taza o ambos. De ese modo no necesitarás comprar agua embotellada y evitarás que te sirvan el café en vasos desechables u otras bebidas con su envase. Mete también un tarro para poderte llevar las sobras y, si lo tienes preparado, un tarro para comer.

No olvides la servilleta de tela, cubiertos de metal y palillos.

4. Utensilios básicos de cocina

Eliminar la basura te obliga a prescindir de la comida procesada y a cocinar más. Ahora bien, no te hacen falta sofisticados artilugios de cocina para cocinar; puedes elaborar platos deliciosos sin ellos.

"Estos son mis utensilios preferidos: un buen cuchillo profesional, un juego de ollas y sartenes de calidad, una báscula de cocina (aunque solo si te vas a poner en serio con la repostería) y, si cocinas muchas legumbres (piensa que ya no vas a comprarlas envasadas), una olla a presión", aconseja Bonneau.​​​

Cómo organizarse para ahorrar tiempo

Si te parece que todo esto requiere mucha organización, no andas desencaminado. Pero eso no significa que vayas a tener que invertir más tiempo. Con un poco de planificación, en realidad podrás ahorrarlo.

Para que pasarte a residuo cero no te complique más la vida y, al contrario, te la simplifique, Anne Marie Bonneau da algunas recomendaciones:

  • Planifica tus comidas con antelación: no es necesario que planifiques toda la semana de golpe, pero sí tener un poco de previsión. Si planificas unos días, podrás comprar todo lo que necesites y te evitarás los viajes de último momento a la tienda. Tener que ir a buscar un ingrediente que te falta para elaborar una receta improvisada en el último minuto te quita mucho tiempo.
  • Compra productos no perecederos para tener de reserva: te ahorrará mucho tiempo no tenerlos que comprar cada vez que los vayas a utilizar.
  • Cocina recetas sencillas: lo delicioso no tiene por qué ser complicado. Con buenos ingredientes frescos podrás preparar buenos platos sin complicarte la vida.
  • Prepara lo que puedas de antemano: durante el fin de semana puedes adelantarte y preparar algunas de las cosas que vas a consumir durante la semana. Por ejemplo, puedes cocinar una olla grande de legumbres, dejar lista en una botella una vinagreta para aliñar tus ensaladas o asar algunas hortalizas para tenerlas preparadas.
  • Haz doble o triple ración: si te cansas de comer lo mismo varios días seguidos, no dejes de hacer de más; podrás congelarlo y tener tu comida lista para más adelante.
  • Si enciendes el horno, aprovéchalo bien: una vez encendido, lo mejor que puedes hacer para aprovechar el horno es cocinar varias cosas a la vez. Te ahorrará tiempo y gasto eléctrico. A la vez que asas tus verduras, puedes hornear un pan o dejarte lista una lasaña para ese momento o para congelar.
  • Implica a los demás: si tienes niños, asígnales algunas tareas de la cocina. Necesitan aprender a cocinar y seguramente comerán más si lo han preparado ellos. Si eres estudiante y compartes piso, organízate con tus compañeros para cocinar por turnos.
suscribete Abril 2018

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?