Guía de alimentos

Avena

Un viejo dicho alemán asegura que “la avena vuelve a los hombres de hierro” y no es para menos, porque este cereal que muchas veces tan solo consumimos como parte del muesli del desayuno, proporciona energía y bienestar gracias a su contenido en vitaminas B1 y E, minerales (manganeso, fósforo, magnesio y hierro), proteínas (13,5%), hidratos de carbono (37%) y ácidos grasos de la mejor calidad, como el linoleico, todo en cantidades óptimas y con la ventaja de que se digiere muy bien. No solo sienta bien al sistema digestivo sino que contribuye a calmar la ansiedad y está especialmente indicada en niños, convalecientes, personas fatigadas o que hacen esfuerzos físicos o psíquicos continuados.

 

¿Por qué es tan sana?
La avena contribuye a mejorar algunas afecciones y como preventivo resulta aconsejable en otras muchas dolencias.

• Para el corazón. Es un buen preventivo en dolencias cardiovasculares por sus efectos sobre el colesterol, la arteriosclerosis, el envejecimiento de los tejidos, la hipertensión arterial y como antiinflamatorio.

• Huesos y dientes. Por su función remineralizante y como preventivo contra la caries.

• Sistema nervioso. Por su contenido en vitamina B1, calcio y otras sustancias calma los nervios y mejora la concentración y el agotamiento mental. Es útil en jaquecas, insomnio, hiperactividad, ansiedad o neurosis.

• Diabéticos. Para los no insulino-dependientes, como estabilizador del nivel de azúcar en la sangre, porque estimula la actividad del páncreas, y como fuente de energía de asimilación lenta y de fibra.

• Hipotiroidismo. Es eficaz contra el hipotiroidismo por la estimulación que produce en la glándula tiroides, implicada en la metabolización de las grasas.

• Energía. Se recomienda a quienes tienen altos requerimientos físicos y mentales: deportistas, estudiantes, convalecientes, ancianos…

• Para la piel. En eccemas, dermatitis atópica y urticaria, por sus cualidades emolientes, suavizantes y calmantes.

• Aparato digestivo. En caso de ardor de esófago, gastritis, úlcera, estreñimiento (en decocción de grano entero) o diarrea (en decocción de grano sin cáscara), flatulencia o mal funcionamiento hepato-biliar.

• Dolores musculares. Antiinflamatoria y emoliente. Se utiliza en emplastos de harina integral con vinagre caliente.

• Cáncer. Es eficaz contra ciertos tipos de cáncer por su efecto antioxidante, de higiene del colon y de control del colesterol.

• Afecciones urinarias. La avena es útil en casos de cistitis, uretritis, oliguria….

• Embarazo. Para evitar carencias y garantizar un buen desarrollo del feto. Estimula la producción de leche.

• Niños. Ayuda al buen desarrollo físico y mental, a combatir la apatía y a calmar la hiperactividad.

• Adelgazamiento. En este tipo de dietas es útil para evitar déficits nutricionales, por su efecto diurético, por su aporte de fibra y por su acción reguladora del metabolismo.

 

En la cocina
Lo ideal es consumirla germinada, pero también se puede tomar en grano entero integral, en copos, en salvado, harina o como leche vegetal, cada vez más solicitada.