Muesli

El muesli se ha convertido en sinónimo de desayuno sano. Reúne todas las cualidades que se piden a la primera comida del día: se prepara fácil y rápidamente, y aporta energía y nutrientes.

El muesli (esta palabra procede de la suiza alemana "Birchermüesli", que significa "papilla de cereales de Bircher") es un alimento emblemático de la dieta natural y sana.

Lo inventó el médico Maximilian Bircher-Benner a principios del siglo XX, inspirado en la cena de un pastor en una de sus excursiones con su esposa por la zona de los Alpes.

Se ha ido popularizando como alimento sano, nutritivo, energético y saciante. Sus ingredientes son cereales, frutos secos y frutas desecadas o deshidratadas, mezclados sin una receta rígida, dependiendo del fabricante.

Si se hace una preparación casera, normalmente se emplean los productos "de temporada" que se encuentran frescos en el mercado.

Entre los cereales que lo compone puede haber avena, trigo, centeno, cebada, maíz o arroz, bien en copos o inflados, integrales o refinados.

En la selección de frutas se pueden encontrar manzana, pera, plátano, pasas, dátil, ciruela, mango, higo, melocotón, fresa, piña, coco. Y entre los frutos secos y semillas, nueces, avellanas, almendras, cacahuetes, girasol, lino o sésamo.

Propiedades del muesli

Esta nutritiva y sabrosa combinación de cereales integrales, frutas frescas y secas y semillas junto con  leches vegetales, aporta energía y un buen número de beneficios para la salud: la fibra insoluble refuerza el tránsito intestinal; la mezcla de fruta fresca y cereales beneficia a la flora.

Los cereales integrales aportan vitaminas del grupo B, esenciales para obtener energía de los alimentos; además, fortalecen el corazón y el sistema nervioso.

De los frutos secos, las semillas y cereales integrales recibimos la antioxidante vitamina E, un poder  antioxidante que se ve multiplicado por la provitamina A y el selenio de los copos de avena crudos. Cualquier muesli es rico además en hierro, calcio, fósforo, cobre y magnesio.

Beneficios para la salud del muesli 

Quienes lo eligen para empezar el día, disfrutan de sus beneficios a largo plazo, pues ayuda a prevenir trastornos frecuentes asociados al paso de los años.

Por su composición nutricional, el muesli está especialmente indicado en los siguientes casos:

  • Si sufres problemas de azúcar: si evitas edulcorantes como el azúcar, el muesli posee un índice glucémico bajo y es bien tolerado por los diabéticos. Para endulzarlo se pueden emplear uvas pasas u otras frutas deshidratadas.
  • Si tienes ya una edad: el muesli posee un efecto rejuvenecedor. Las vitaminas antioxidantes E y la provitamina A, así como el selenio, son las responsables, junto a la pectina de la manzana. Asimismo, su riqueza en calcio y magnesio, sobre todo si se prepara con leche de almendra o de sésamo, previene la osteoporosis.
  • Para proteger el corazón: la fibra vegetal, los antioxidantes y los ácidos grasos de los frutos secos y semillas, actúan en sinergia contra los accidentes cardiovasculares.
  • Como aliado frente al cáncer: todas las fórmulas de muesli son recomendables, pero especialmente la receta crema Budwig. Johanna Budwig (nominada al premio Nobel de medicina) descubrió que la mezcla de requesón bajo en grasa, aceite de lino y cereales aporta al organismo una inyección de ácidos grasos esenciales de gran asimilación que, al favorecer la respiración celular, es eficaz en el tratamiento del cáncer y otras dolencias degenerativas. Esta fórmula fue complementada por la Dra. Katherine Kousmine, añadiendo zumo de limón, semillas oleaginosas y fruta de temporada.
  • Ante problemas digestivos: un estudio del Hospital Clínico San Carlos (España) apunta que el muesli puede ayudar a combatir los problemas relacionados con la bacteria Helicobacter pylori.

El muesli en la cocina

Al poder escoger nosotros mismos los ingredientes que formarán parte del muesli, tenemos la posibilidad de personalizar la receta, y lo que es más importante, podemos controlar la calidad de estos productos y asegurarnos, por ejemplo, de que no contiene grasas hidrogenadas, conservantes u edulcorantes poco recomendables.

A la hora de conservarlos, es mejor guardar los ingredientes por separado. Se puede tener cierta cantidad hecha ya mezclada y tostada, pero es importante no almacenarla mucho tiempo para que no se enrancien sus grasas.

suscribete Abril 2018

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?