Guía de plantas

Agracejo

Un bálsamo digestivo

Se conocen dos centenares de especies de agracejo en el mundo, y son especialmente abundantes en Asia y América del Sur. El célebre calafate argentino no es sino una especie de agracejo. Pero en la península Ibérica solo son frecuentes dos: Berberis vulgaris, presente en el norte y el este, y Berberis hispanica, propia de las montañas andaluzas.

Se trata de arbustos de hasta dos metros de alto, con espinas triples, hojas duras ovales, flores amarillas en racimos péndulos y bayas carnosas de color rojo vivo. Suelen crecer en collados de montañas y en zarzales espesos al borde de bosques y caminos.

En el antiguo Egipto el agracejo se utilizaba, mezclado con hinojo, para tratar las temibles plagas que diezmaban la población. «Berberis» era como conocían los árabes al fruto, por su forma de concha.

Con fines medicinales se emplean la corteza de las raíces, las hojas y los frutos. Salvo estos, el resto de la planta contiene un alcaloide potente, la berberina, junto a otros, como la berbamina. Los frutos, en cambio, son ricos en ácidos málico y tartárico.

Propiedades medicinales

  • La berberina da al agracejo su sabor amargo, lo que hace de él un buen recurso de herbolario para estimular los jugos gástricos y despertar el apetito en personas debilitadas, convalecientes o desganadas.
  •  
  • El agracejo promueve la secreción de bilis por la vesícula y ayuda a prevenir los cálculos biliares. Actúa como un excelente agente antibacteriano en infecciones del tracto digestivo que pueden manifestarse con cólicos o diarreas.
  •  
  • Se indica en disquinesias hepatobiliares y como depurativo tras un empacho o una intoxicación alimentaria como la salmonela o la provocada por la bacteria Escherichia coli.
  •  
  • La decocción de la corteza se indica también en el estreñimiento, pero deben tomarse dosis pequeñas para evitar un efecto laxante exagerado.
  •  
  • Combinadas con espino blanco, hojas de olivo y pasiflora, las hojas de agracejo ayudan a mantener la tensión sanguínea bajo control.

 

Fórmula de herbolario

  • Para los empachos: Para aliviar y favorecer la recuperación de molestias provocadas por empacho y sobrecarga de la vesícula biliar, se combina agracejo con fumaria, hojas de boldo y menta, a partes iguales.
  • Cómo preparar la infusión: Se deja infusionar una cucharada de la mezcla por vaso de agua unos 8-10 minutos y se toma después de las comidas. También puede tomarse antes para estimular el apetito.

 

Precauciones

  • Por el contenido en alcaloides, y por el efecto oxitócico de la berberina -provoca la contracción del músculo uterino-, debe evitarse en el embarazo, la lactancia y niños menores de tres años.
  •  
  • Si se toman medicamentos hepáticos se aconseja consultar con el médico antes de usar la planta, pues se han detectado interacciones.
  •  
  • Dosis altas de la corteza han provocado sangrados nasales, vómitos y diarreas.

 

Presentación

Se toma en forma de infusión de las hojas o frutos, decocción de la corteza, en tintura, cápsulas y polvos de raíz. Con los frutos se preparan zumos y licores.

Jordi Cebrián. Asesora: J Mª Teixé, herborista de «El Manantial de Salud»