Agrimonia

Un antiinflamatorio natural
 

Desde finales de primavera y durante el verano es fácil encontrar en los linderos de bosques y en los prados de casi toda Europa esta esbelta planta, la agrimonia (Agrimonia eupatoria). Recibe su nombre de argemone, que es la voz con la que los griegos antiguos designaban a las hierbas que podían sanar los ojos, mientras que «eupatorio» alude al rey Eupator, de quien se decía que poseía grandes conocimientos en medicina herbaria.

La agrimonia es una planta de hasta un metro de alto, recubierta de pilosidad patente, con las hojas partidas en segmentos dentados y flores amarillas, reunidas en espigas finas. Con fines medicinales se cosechan las flores y las hojas. Como otras plantas de su familia, las rosáceas, destaca por la abundancia de taninos que contiene, lo que explica su cualidad de planta astringente. Contiene también un aceite esencial, ácidos ursólico y ascórbico, y alcaloides.


Propiedades medicinales

  • Su principal uso es como remedio natural para mediar en diarreas, producidas por un cambio de aguas, una intoxicación alimentaria o una infección bacteriana, pero también para aliviar los trastornos hepatobiliares como la ictericia y la inflamación hepática.
  •  
  • Como planta antiinflamatoria y astringente, se ha demostrado muy útil para rebajar la inflamación de las mucosas respiratorias en dolencias tan frecuentes como la amigdalitis, la faringitis y la laringitis.
  •  
  • También es efectiva en caso de alergia primaveral con rinitis y conjuntivitis, en procesos gripales y asma bronquial.
  •  
  • Por vía externa se aplica para tratar los ojos irritados, la inflamación del contorno de los ojos y los párpados, sobre dermatitis, heridas leves, llagas bucales y úlceras de la piel.
  •  

Fórmulas de herbolario

  • Tisana para frenar la diarrea: se combina la agrimonia con otras dos plantas muy idóneas para este fin: la salicaria y el rosal silvestre (los frutos o escaramujos).
  • Cómo prepararla: Se disponen cuatro cucharadas de la mezcla a partes iguales por un litro de agua. Se deja hervir unos dos minutos, se mantiene en reposo otros diez y se cuela. Se trata de beber la infusión cada dos o tres horas hasta que se vea que la diarrea ha remitido.
  •  
  • Para aliviar la irritación de garganta: Puede probarse un enjuague elaborado a base de agrimonia, hojas de nogal y menta. Se aplica en gargarismos hasta cinco veces al día. Se puede añadir una pizca de bicarbonato sódico.
  •  
  • Para mejorar la afonía o pérdida de voz: Los expertos proponen una fórmula que combina la agrimonia con erísimo –conocido también como hierba de los cantores–, llantén y malvavisco, a partes iguales. Cuatro cucharadas de la mezcla por litro de agua.
  • Cómo preparar la infusión: Se hierve la fórmula durante unos cinco minutos y se deja que repose otros diez. Se cuela y se bebe la infusión durante el día, recalentándola si se ha enfriado.
  •  

Precauciones

Se han descrito reacciones adversas en forma de irritación de la piel por contacto con la planta fresca tras haber existido una exposición al sol, sobre todo si la piel estaba húmeda.

Presentación

Planta seca para infusión, en tintura, extracto líquido y extracto nebulizado. También se encuentra la decocción para aplicar por vía tópica en lavados, colirios, colutorios, para empapar compresas o bien en inhalaciones.

Jordi Cebrián. Asesora: J Mª Teixé, herborista de «El Manantial de Salud»

suscribete Julio 2017