Amapola de California

Para un sueño reparador

La bellísima amapola de California (Eschscholzia californica Cham) es una planta muy conocida y apreciada por los jardineros y aficionados a la jardinería del mundo entero. Se planta con mucha frecuencia en parques y jardines de ambientes cálidos, y cuenta con la ventaja de tener un largo periodo de floración. Como su nombre indica, es originaria de California, donde se la considera la flor del estado, así como la de otros estados vecinos; pero se puede encontrar de forma espontánea en algunos lugares de Europa, incluido nuestro país. En Tenerife se han visto concentraciones de amapolas de California junto a los bosques de pino canario de la corona forestal del Teide.

Planta de hasta 60 cm de altura, tiene hojas lineales muy divididas, de aspecto plumoso, tallos erectos y hermosas flores solitarias de pétalos anchos y color anaranjado o amarillo intenso. El fruto es una cápsula de hasta 10 cm de largo. Con fines medicinales se cosechan las flores, en pleno periodo de floración. Crece sobre suelos arenosos, en yermos y taludes.

Las poblaciones nativas de esa parte de Norteamérica utilizaban la savia de amapola o su polvo para combatir el dolor de muelas, pero también para aliviar úlceras y heridas cutáneas. Y se cuenta que las mujeres indias se valían de una pócima preparada con los polvos de esta hierba para tratar de encandilar al hombre que no cedía a sus encantos. Hoy se elabora una loción, con la infusión hervida en aceite de oliva, para fortalecer las raíces del cabello.

La Californian poppy–como se la conoce en inglés– es rica en diversos alcaloides, como la berberidina, la californidina, la protopina o la quelidonina, y contiene además glucósidos cianogénicos, flavonoides y una sustancia colorante, la escolciaxantina.

Propiedades medicinales

  • Su característica básica, que comparte con la amapola común, es su efecto relajante y antiespasmódico. Se le atribuye una acción ligeramente hipnótica, además de analgésica y sedante. Está indicada sobre todo como recurso natural contra el insomnio, para lo cual se considera superior incluso a la amapola común. Favorece un sueño plácido y reparador.
  •  
  • Reduce también la taquicardia, los tics nerviosos, los episodios de irritabilidad puntual y los estados de estrés y ansiedad leve.
  •  
  • Es útil para aliviar jaquecas y calambres musculares, y se considera un buen apoyo para evitar o reducir la hipertensión. La infusión simple de amapola de California se recomienda también para aliviar los espasmos gastrointestinales asociados a situaciones de tensión nerviosa.
     

Fórmula  de herbolario

  • Para favorecer el sueño: Se puede recurrir a esta eficaz fórmula casera. Se tomará media taza de infusión con amapola de California después de cenar y media antes de acostarse.
    Cómo prepararla: Se mezcla a partes iguales amapola de California con otras tres plantas sedantes: la pasiflora, la amapola común y la melisa, más anís estrellado para endulzar.
  • Cómo tomarla: Se hierve apenas un minuto una cucharada sopera rasa de la mezcla por taza de agua y se deja reposar de 5 a 10 minutos. Su sabor se puede mejorar con miel de azahar.
  •  

Precauciones

Por su contenido en alcaloides está contraindicada durante el embarazo y la lactancia, y en niños. Y en ningún caso se debe compatibilizar con la toma de otros sedantes o antidepresivos, ni con bebidas alcohólicas.

Jordi Cebrián. Asesora: J. Mª Teixé, herborista de «El Manantial de Salud»

 

 

suscribete Julio 2017