Anís estrellado

Un gran digestivo

Una de las joyas de cualquier herbolario son los frutos en forma de estrella del anís estrellado, anís chino o badiana de China (Illicium verum). Estos frutos, de un sabor anisado aún más intenso que el anís –con el que no está emparentado–, se emplean en muchas tisanas para mejorar el sabor, aunque también poseen por sí mismos grandes virtudes terapéuticas.

El anís estrellado crece de forma silvestre en el sureste de China –en el área de Kwangsi–, Vietnam, Indonesia y la zona de los Ghats occidentales, en la India. Es un árbol perennifolio de porte modesto, de hasta 4 metros de altura, con las hojas lanceoladas, bellas flores blancas o amarillas, solitarias, y frutos en una cápsula dura con seis o doce carpelos unidos por un extremo, lo que les da su forma característica. En los frutos contiene aceite esencial, con anetol –en un 85%–, cineol, estragol y linalol, junto al ácido shikímico.

Propiedades medicinales

  • El anís estrellado es aperitivo y carminativo. Facilita la digestión y mejora gases, diarreas, dolores estomacales, espasmos gastrointestinales y vómitos.
  •  
  • También es un buen remedio para eliminar el mal aliento y el mal sabor de boca.
  •  
  • Se considera, además, antiespasmódico, expectorante, diurético y galactógeno.
  •  
  • Como el anís verde, se recomienda a las madres lactantes para favorecer la producción de leche.
  •  
  • Recientes investigaciones tratan de demostrar su acción antimicrobiana (antiviral, antifúngica y sobre todo antibacteriana), atribuible en parte al anetol, para combatir el Staphylococcus aureus y la Escherizia coli. El ácido shikímico en extracto es uno de los componentes del fármaco Tamiflu.
     

Fórmulas de herbolario

  • Tisana para el herpes simple: Se puede preparar una tisana combinando el anís estrellado con raíz de calaguala y de valeriana.
  • Cómo prepararla: Se hierve una cucharada sopera de la mezcla por medio litro de agua durante 8 minutos, se deja reposar toda la noche y se toma al día siguiente.
  •  
  • Infusión para perder peso: Se combina con ortosifón, abedul, fucus y frángula, a partes iguales.
  • Cómo prepararla: Se infunde una cucharada sopera de la mezcla por taza de agua 10 minutos y se toman dos vasos al día, en ayunas.
  •  
  • Tisana para infecciones gástricas y urinarias: Se compone una fórmula antibacteriana combinando el anís estrellado a partes iguales con cardamomo, laurel y regaliz.
  • Cómo se prepara: Se hierve una cucharada de la mezcla por taza de agua durante 2 minutos, se deja reposar 10 y se toma tras las comidas.
  •  
  • Infusión contra los gases y las flatulencias. En esta infusión digestiva, el anís estrellado se combina con varias plantas umbelíferas y potencia su poder carminativo.
    Cómo prepararla: Se mezcla el anís estrellado a partes iguales con anís verde, alcaravea e hinojo. Basta con una cucharada de esta mezcla por un cuarto de litro de agua. Se hierve la mezcla en el agua durante dos minutos, se deja reposar, se cuela y se toma después de las comidas. Esta tisana también reduce la hinchazón abdominal.
     

Precauciones

A falta de estudios que garanticen su inocuidad, se desaconseja en el embarazo y en el hiperestrogenismo. Dosis altas del aceite esencial puro pueden resultar tóxicas. Tampoco debe combinarse con medicamentos que puedan incrementar el riesgo de sangrado, como la aspirina.

Presentación

Se presenta en frutos secos para infusión, en tintura, extracto líquido y cápsulas.

Jordi Cebrián. Asesora: J Mª Teixé, herborista de «El Manantial de Salud»

 

 

suscribete Julio 2017