Bardana

Buen depurativo de la piel

Las enormes hojas basales de la bardana delatan su presencia en los márgenes de bosques y los prados húmedos donde crece. Conocida también por lampazo mayor, su denominación científica, Arctium lappa, procede del vocablo griego arctos  (oso) y lappa, por agarrar, en alusión a sus brácteas espinosas, que se adhieren con facilidad a las superficies.

Es una planta bienal, robusta, con el tallo grueso, erecto y ramificado y las hojas carnosas. Las flores, de floración primaveral, son tubulares, y se reúnen en capítulos florales esféricos, de color púrpura. Se aprovecha la raíz en su primer año de crecimiento, y se arranca en verano.

También se utilizan, aunque en menor medida, las hojas y las semillas. Tiene un sabor ligeramente dulzón y viscoso. La bardana contiene inulina en abundancia, mucílagos, sales minerales, glicósidos amargos como la arctiopicrina, flavonoides como la arctiína, un aceite esencial, ácidos fenólicos, fitosteroles y taninos.

El potasio y la inulina confieren a la bardana una potente acción diurética y depurativa. Es además desintoxicante, antibacteriana, hipoglucemiante y digestiva.

Propiedades medicinales

  • La bardana es un purificante natural del organismo, indicado en curas primaverales, para favorecer la eliminación de toxinas y para disminuir el volumen de ácido úrico y urea.
  •  
  • Es útil para tratar la infección en los conductos urinarios, para prevenir la formación de cálculos renales y favorecer su disolución.
  •  
  • Se utiliza sobre todo para combatir las impurezas de la piel: acné, forúnculos, eccemas, granos o dermatitis seborreica, siendo un alivio contra los picores cutáneos.
  •  
  • Reduce la glucosa en sangre y ejerce un efecto hipotensor, asociado a su condición de planta diurética, pero debe tomarse bajo control médico a fin de evitar descompensaciones tensionales.
  •  
  • Estimula además la secreción de bilis y el apetito, cuando éste se ha perdido tras un proceso o un periodo largo de convalecencia.
  •  
  • Las hojas y los tallos jóvenes pelados de la bardana se pueden consumir hervidos como verdura. También se toman en crudo, sazonados con aceite de oliva y vinagre, en ensaladas, y las raíces, tostadas, como un sustituto del café.


Fórmula de herbolario

  • Tisana para tratar el acné: Una excelente fórmula de herbolario para tratar el acné es la tisana que combina, a partes iguales, raíces de bardana y diente de león con zarzaparrilla y corteza de guayaco, todas ellas depurativas.
  • Cómo prepararla: Se toma una cucharada sopera rasa de la mezcla por cada vaso de agua. Se hierve unos cinco minutos y se deja reposar. Se tomará un vaso de la tisana antes de las comidas principales. 
  •  
  • Decocción para los eccemas: Se combina bardana con pensamiento, rabo de gato y cola de caballo.
  • Cómo prepararla: Se disponen dos cucharadas de la mezcla de estas plantas en 500 ml de agua. Se hierve durante dos minutos y se deja en reposo otros cinco. Se filtra la decocción, se empapa una gasa con ella y se aplica templada, realizando pequeños toques sobre la zona afectada dos veces al día.
  •  

Presentación

La bardana se presenta en planta seca para decocción, tintura, en polvo, en extracto fluido, en decocción para uso tópico y en forma de linimento para practicar masajes.

Jordi Cebrián. Asesora: J Mª Teixé, herborista de «El Manantial de Salud»

 

 

suscribete Julio 2017