Brecina

Un poderoso diurético

Entre mediados de verano y otoño muchos paisajes de montaña se tiñen de rosa intenso con la brecina (Calluna vulgaris L.). Este arbusto enano forma extensos tapices en landas, collados y prados altos de montaña. Se extiende por todo el país, salvo el sureste, el valle del Ebro y las Baleares. Con fines terapéuticos se cosechan las sumidades floridas.

Su composición bioquímica incluye arbutósidos, ericodinina, quercitina, flavonoides y taninos, y como otras plantas de su familia, las ericáceas, destaca ante todo como un potente antiséptico urinario.

Propiedades medicinales

  • El arbutósido, por la acción de la flora intestinal, libera hidroquinona, una sustancia de efectos antimicrobianos que se elimina por vía renal. Eso explica que la brecina, como la gayuba y el madroño, resulte muy eficaz para combatir infecciones en el tracto urinario, como cistitis y ureteritis.
  •  
  • La brecina estimula la emisión de orina, reduce la retención de líquidos y ayuda a prevenir o eliminar edemas y cálculos renales. Por sus virtudes diuréticas, se indica igualmente en caso de exceso de urea y ácido úrico, y como un recurso para regular la tensión sanguínea.
  •  
  • La brecina también es astringente y antidiarreica, y combinada con malva o llantén se ha indicado en diarreas puntuales y en hemorragias intestinales.
  •  
  • En uso externo la brecina favorece la eliminación de eccemas, granos y forúnculos, limpia y cicatriza heridas superficiales, y alivia el dolor de encías y muelas.
  •  

Fórmulas de herbolario

  • Para tratar la infección de vejiga y aliviar los espasmos: Los expertos recomiendan una excelente fórmula diurética y antiséptica que combina las sumidades de brecina con otras dos plantas ericáceas, la gayuba y el arándano, más hojas de abedul y flores de malva.
  • Cómo prepararla: Se hierven cuatro cucharadas de la mezcla por litro de agua un par de minutos y se deja reposar tapado otros 10. Se cuela bien y se bebe a pequeñas dosis a lo largo del día.
  •  
  • Para tratar la gota y la artrosis con dolor: Se combina brecina con vara de oro, abedul, lespedeza e hinojo.
  • Cómo prepararla: Se hierven cuatro cucharadas de la mezcla, al igual que en el caso anterior, por litro de agua un par de minutos y se deja reposar tapado otros 10. Se cuela bien. Se puede tomar entre 3 y 5 veces al día.
  •  
  • Para limpiar y cicatrizar heridas: Se hierven durante 5 minutos dos cucharadas de brecina con milenrama, tomillo y caléndula por medio litro de agua, se deja reposar y se cuela. Con la infusión, se empapan unas gasas o compresas y se aplican sobre el área afectada.
  •  

Precauciones

Por la presencia de taninos, puede irritar las mucosas digestivas, por lo que conviene asociarla a plantas demulcentes como el llantén, la malva o el malvavisco.

Se desaconseja su uso, por este mismo motivo, a pacientes aquejados de gastritis o úlcera gastroduodenal. En todo caso, se recomiendan tratamientos discontinuos, de unos 8-10 días, y ajustarse a las dosis indicadas.
 

Presentación

En el mercado se presenta en forma de planta seca para infusión, en extracto líquido, tintura y cápsulas.
 

Jordi Cebrián. Asesora: J Mª Teixé, herborista de «El Manantial de Salud»

 

 

suscribete Julio 2017