Capuchina

Su aceite esencial tiene propiedades antibióticas, balsámicas y descongestionantes.

La capuchina (Tropaeolum majus) es una bella y muy extendida planta de jardín. Originaria del Perú y áreas limítrofes, se introdujo en Europa como planta ornamental ya en el siglo XVII. Se trata de una planta anual, perenne, enredadera o trepadora, muy ramificada, con las hojas orbiculares, y flores de color anaranjado o amarillo.


Contiene un aceite esencial con bencil-isotiocianato, flavonoides, sales minerales, ácido ascórbico en las hojas, helenina en las flores, proporciones de vitamina C y ácido oxálico.

Propiedades medicinales

  • Del aceite esencial se han determinado sus propiedades antibióticas, balsámicas y descongestionantes. Se ha indicado como cura para la bronquitis, procesos gripales y en general para las afecciones del tronco respiratorio, así como un apoyo válido en caso de enfisema pulmonar. Facilita la expulsión de mucosidades y elimina la congestión nasal y pulmonar.
  •  
  • Por la combinación de sus efectos antibiótico, diurético y depurativo, se ha indicado también para frenar la infección en el tracto urinario, y para estimular la emisión de orina en caso de existencia de edemas, sobrepeso por retención de líquidos, gota, hipertensión y niveles altos de ácido úrico y urea.
  •  
  • El jugo de la planta fresca se aprovecha por sus virtudes vitamínicas y remineralizantes, para personas débiles y en episodios de convalecencia. Se aconseja de 20 a 40 g al día, en ayunas.
  • Pero, sin duda, el uso más frecuente que se hace de ella es como un excelente remedio para estimular el cuero cabelludo y prevenir la caída del cabello.
  •  
  • Las hojas tiernas se toman en ensalada, y la planta entera funciona bien como insecticida. Hay quien rocía con infusión de capuchina los lugares con pulgas o moscas, e incluso a algunos animales.

Fórmulas de herbolario

  • Para frenar la caída del cabello: Los expertos recomiendan la loción que se elabora con capuchina, corteza de quina, sumidades de abrótano macho y ortiga, en cantidades de 15 g por planta.
  • Cómo se prepara: Se hierve en un litro de agua 10 minutos y se deja reposar. Después de filtrar, se comprueba que el líquido se ha reducido en unos 3/4, por lo que se añade agua de colonia hasta completar el litro. Se guarda en un frasco de cristal translúcido y se aplica en forma de fricción suave, desde la raíz hacia fuera, cada día, antes de acostarse. Si no se dispone de estas plantas, sirve el extracto fluido de capuchina sola, que se aplica de igual manera.
  •  
  • Tisana para respirar mejor: Para descongestionar las vías respiratorias resulta eficaz una tisana elaborada a base de capuchina.
  • Cómo prepararla: Se necesitan 25 g de flores frescas de capuchina por litro de agua. Se hierven durante un minuto y se deja reposar, siempre tapado, unos 10 minutos más. Se añaden a la infusión un par de cucharadas de miel de tomillo para endulzar. Se aconseja tomar media taza de esta tisana por la noche y la otra media por la mañana, al levantarse.
  •  

Precauciones
La capuchina por vía interna debe evitarse en caso de gastritis, insuficiencia cardiaca o renal, así como durante el embarazo y la lactancia. Las semillas son potencialmente tóxicas, muy purgantes, por lo que se recomienda evitar su ingestión directa.

Presentación

La capuchina se encuentra en planta seca para infusión, tintura, extracto fluido y en forma de loción o champú.

Jordi Cebrián. Asesora: J Mª Teixé, herborista de «El Manantial de Salud»

 

 

 

suscribete Julio 2017