Cimífuga

Ayuda en la menopausia
 

Sofocos, sudación, palpitaciones, dolor de cabeza, depresión y alteraciones del sueño son algunos de los síntomas que, a menudo, aparecen durante la menopausia. Todos estos trastornos se deben a la reducción hormonal que se presenta en este periodo fisiológico de la mujer.

Para aliviar esos síntomas, la medicina tradicional recomienda realizar una terapia hormonal a base de estrógenos. Sin embargo, esa terapia supone la administración artificial de hormonas al organismo y no está libre de riesgos.

Una buena alternativa a este tratamiento es la cimífuga (Cimicifuga racemosa), una planta originaria de Norteamérica, cuya acción estrogénica se ha comprobado clínicamente, lo que le confiere un efecto regulador hormonal.

Por ello se recomienda para tratar dolores premenstruales y problemas relacionados con la menopausia. También resulta útil en caso de reglas dolorosas, espasmos y dolores musculares.

Propiedades medicinales

  • A diferencia de otras plantas ricas en fitoestrógenos, como la soja o el trébol rojo, que tienen una acción antiestrogénica, la cimífuga la promueve. El mecanismo de acción no se conoce bien, pero más que aumentar el nivel de estrógenos en el plasma, lo que aumenta es su eficacia. Este punto diferencial es interesante, porque hace que carezca de los notables efectos secundarios que tienen las hormonas de síntesis.
  •  
  • La eficacia de esta planta es en todo comparable a la terapia hormonal. De hecho hay estudios que demuestran que tres cuartas partes de las mujeres respondieron mejor a la cimífuga que a la terapia hormonal. Este hecho es importante, sobre todo teniendo en cuenta que la terapia hormonal sustitutoria se da casi por rutina a las mujeres que entran en la menopausia, sin tener en cuenta que en algunos casos puede tener consecuencias negativas sobre la salud.
  •  
  • Además, hay mujeres que tienen expresamente contraindicado el tratamiento hormonal, como las que tienen cáncer de mama, que empeora con la administración de estrógenos. En ellas el uso de extractos de cimífuga podría ser muy útil, ya que se ha comprobado que, a diferencia de los estrógenos, esta planta no estimula la proliferación de las células cancerígenas MCF-7 sino que parece potenciar la acción del tamoxifeno, un medicamento que ayuda a prevenir su reaparición.
  •  
  • Otro de los problemas de la menopausia es la atrofia de la estructura de la mucosa vaginal, que se vuelve más seca. En estos casos, la administración de cimífuga ha demostrado ser útil para contrarrestar ese efecto.
  •  

Fórmulas de herbolario

Una de las ventajas que ofrece esta planta es que puede tomarse durante largos periodos de tiempo sin riesgos para la salud. Estas indicaciones pueden ser útiles:

  • Se recomiendan de 3 a 6 cápsulas al día y entre 2 o 3 cucharaditas si se trata de extracto fluido.
  •  
  • Puede tomarse durante 1 o 2 meses sin prescripción médica, pero en el caso de seguir el tratamiento más tiempo es necesaria la supervisión de un profesional.
  •  
  • Se aconseja para tratar los síntomas menopáusicos (sofocaciones, dolor de cabeza, vértigo, alteraciones del sueño), dolores premenstruales y problemas musculares.
  •  

Precauciones

Por su acción sobre el sistema hormonal no se recomienda su uso en caso de embarazo, ya que podría estimular un aborto o parto prematuro.

Sólo se han constatado efectos secundarios tras la toma de cantidades de cimífuga más elevadas de las necesarias. En esos casos los síntomas son: náuseas, rigidez, temblores y dolores de cabeza.

Dr. Josep Lluís Berdonces (médico naturista)

 

suscribete Julio 2017