Comino

Un condimento muy digestivo

El comino (Cuminum cyminum) es una umbelífera, como el hinojo, el apio y la alcaravea, y se conoce principalmente como condimento de cocina: como ingrediente del curry, de sopas y gazpachos, de vinagretas y aliños.

Fue traído a España por los musulmanes desde el alto Egipto, de donde es originario, pero mucho antes, en la Grecia clásica, tanto Dioscórides como Hipócrates ya hablaban de él en sus escritos.

Es una planta herbácea anual de hasta 40 cm. de alto, muy aromática, con hojas partidas en segmentos filiformes y flores blancas o color rosa pálido, reunidas en umbelas de pocos radios.

En cocina y fitoterapia se utilizan sus frutos, que contienen un aceite esencial rico en aldehído cumínico o cuminal, pineno, además de flavonoides.

Propiedades medicinales

  • El comino destaca por sus virtudes tónicas y estimulantes de la digestión. Además, se considera diurético, antiespasmódico y carminativo.
  •  
  • Se destina sobre todo a despertar el apetito y evitar la formación de gases, los meteorismos, la hinchazón abdominal, la aerofagia y las digestiones pesadas.
  •  
  • Una forma simple de aprovechar las bondades del comino es emplearlo como condimento con la comida. Lo más sencillo es utilizar el comino en polvo, y mejor si es recién molido, para lo que puede ser práctico disponer de un molinillo en casa.
  •  
  • Resulta muy eficaz añadir comino recién molido, por ejemplo, a los guisos de legumbres para atenuar el efecto flatulento que puedan tener. También da un toque de sabor exquisito a las ensaladas de col cruda y las hace más digestivas.
  •  
  • El comino se considera también antiespasmódico y ligeramente estrogénico. Se recomienda para aliviar los espasmos gastrointestinales y combatir los parásitos intestinales.
  •  
  • No menos destacado es el uso que se hace de él para aumentar la producción de leche en madres lactantes, por su efecto galactógeno.
  •  

Fórmulas de herbolario

  • Infusión digestiva y carminativa: Además de condimentar con comino la comida, se puede preparar una infusión carminativa mezclando esta planta con otras de propiedades afines, como el hinojo, el anís verde y el anís estrellado.
  • Cómo prepararla: Se hierve un par de minutos una cucharada sopera de la mezcla a partes iguales por vaso de agua y se toma tras las comidas principales.
  •  
  • Para madres lactantes: Para aumentar la producción de leche en madres lactantes se prepara una infusión con comino en polvo (10 g); galega (40 g), semillas de anís verde e hinojo (20 g de cada), y cola de caballo y poleo blanco (10 g de cada). De la mezcla, se separa una cucharada sopera por cada vaso de agua.
  • Cómo prepararla: Se hierve durante 2 minutos, se deja reposar otros 10 y se toma una taza una media hora antes de dar el pecho.
  •  

Precauciones

Está contraindicado en caso de hiperestrogenismo –aunque su acción sea suave–, y no se debe administrar el aceite esencial a mujeres embarazadas ni lactantes ni a niños menores de 8 años. 

Presentación

En polvo, las semillas para decocción, en tintura, extracto fluido y también el aceite esencial puro (en frasco y en cápsulas).

Jordi Cebrián. Asesora: J Mª Teixé, herborista de «El Manantial de Salud»

 

 

suscribete Julio 2017