Endrino

Un fruto astringente y antioxidante

En otoño llaman la atención, al madurar, unos frutos carnosos de color azul grisáceo y tamaño de garbanzo, que emergen de entre una maraña de ramas espinosas. Son las endrinas, los frutos del endrino (Prunus spinosa), un arbusto caducifolio emparentado con el cerezo que crece en los márgenes de bosques, setos y prados algo húmedos formando agrupaciones densas, a veces casi impenetrables.

El endrino, común en la mitad norte de la península Ibérica, en montañas de la mitad sur y en el norte de Baleares, es un arbusto de hasta dos metros de alto, muy ramificado, con hojas elípticas, dentadas, flores blancas solitarias y frutos esféricos.

Florece en marzo y abril, y los frutos maduran a finales de verano o en otoño. Se usa en jardinería para formar barreras vegetales.

Con fines medicinales se cosechan los frutos, las flores y también, aunque en menor medida, las hojas y la corteza.


Propiedades medicinales

  • Los frutos contienen sacarosa, pectina, antocianinas, carotenoides, ácidos orgánicos y taninos, todo lo cual los hace antioxidantes, astringentes, antidiarreicos y antihemorrágicos. Las flores y hojas contienen vitamina C, glucósidos y flavonoides. Y en oposición a los frutos, se las considera ligeramente laxantes, además de diuréticas y vitamínicas.
  •  
  • Los frutos resultan muy útiles para atajar diarreas. Lo mejor es tomarlos frescos, mezclados en el yogur, 5 o 6 frutos de una vez, aunque también pueden tomarse en zumo, con limón, o bien deshidratados, que es como se encuentran en muchos herbolarios.
  •  
  • Las endrinas son además antioxidantes, como la mayoría de frutos azules del bosque, y su consumo regular ayuda a frenar la acción de los radicales libres sobre el organismo.
  •  
  • Las flores se pueden tomar en infusión en ayunas, como laxante suave, apto para los más pequeños, o bien como infusión diurética, mezcladas con otras plantas diuréticas como la fumaria.
  •  
  • Con la corteza y las hojas –preferentemente junto a plantas que refuercen su acción, como la bardana o la travalera–, se prepara una decocción útil como apoyo en la diabetes.
  •  

Otros usos

  • Por vía tópica, la decocción de la cortezay también de los frutos– se aplica como astringente para limpiar heridas o sobre rasguños y contusiones, y en forma de gargarismos o colutorio, para frenar el sangrado bucal, y combatir la gingivitis y la faringitis.
  •  
  • Las endrinas se usan en la elaboración del pacharán –una maceración en aguardiente–, además de en mermeladas, confituras y batidos.
  •  

Fórmula de herbolario

Jarabe casero para la diarrea: Con las endrinas, al ser astringentes, se puede preparar un jarabe dulce muy eficaz para frenar la diarrea.Este jarabe, recogido por Pius Font i Quer, se elabora con medio kilo de endrinas y otro tanto de azúcar.

Cómo prepararlo: Se calienta todo junto en agua, se deja que hierva durante un cuarto de hora y se filtra a través de un paño, apartando las brozas que queden. El líquido resultante, de un color rojo vivo, se puede tomar solo o mezclado con agua, para acabar con episodios de diarrea.
 

Jordi Cebrián. Asesora: J Mª Teixé, herborista de «El Manantial de Salud»

 

suscribete Julio 2017