Licopodio

Para la hipersudoración

Los licopodios, emparentados con los helechos, son plantas inferiores que se multiplican a través de las esporas, unas diminutas células reproductoras contenidas en unas bolsas o esporangios.

De las 400 especies conocidas, muchas en países de clima tropical, en España contamos con apenas media docena.

Son plantas de aspecto modesto, que suelen pasar desapercibidas, con un tallo más o menos reptante, hojas diminutas, muy juntas e imbricadas, y espigas densas y erectas, cargadas de esporangios, que aparecen en verano. Suelen crecer en abetales y prados, pero también en roquedos.

Propiedades medicinales

  • Con fines medicinales se cosechan las sumidades con las esporas, que se obtienen sacudiendo los ramilletes, cuando los esporangios se han abierto, y recogiéndolas en un frasco o bandeja. Contienen ácidos orgánicos como la esporonina, ácidos málico y cafeico, resinas, flavonoides y alcaloides.
  •  
  • En los herbolarios se usa principalmente para combatir la hipersudoración. El polvo que forman las esporas, de color amarillento y consistencia suave y agradable, se considera doscientas veces más absorbente y secante que los polvos de talco. Hay quien dice que sumergiéndose en una piscina llena de agua tras haberse aplicado estos polvos, se saldría de ella casi seco.
  •  
  • Se considera asimismo ligeramente emoliente y se emplea como protector en pieles irritadas, arañazos, dermatitis y escoceduras. Se había usado, en forma de lavados y apósitos caseros, para curar pruritos, urticarias, escoceduras, eccemas e incluso herpes. No se debe aplicar en ningún caso sobre heridas abiertas y sangrantes, y al ser inflamable debe alejarse de encendedores y fogones.
  •  
  • Tradicionalmente el licopodio se ha considerado diurético, pero hoy en día apenas se recomienda por vía interna. En textos antiguos se recogen remedios de licopodio, disuelto en vino, para los cálculos renales.
  •  
  • Las sumidades aéreas se han utilizado en infusión, para estimular la orina y en afecciones genitourinarias, oliguria, retención de líquidos, excesos de urea, ácido úrico e hipertensión, pero en ningún caso debe usarse sin asesoramiento médico. 
  •  

Fórmulas de herbolario

  • Remedio casero contra el sudor: El polvo de licopodio, conocido como azufre vegetal, reduce el exceso de sudor en personas propensas.
    Este remedio es excelente para deportistas, personas con tensión o estrés, mujeres en la menopausia y otras personas con hipersudoración. Se aplica sobre la piel, como si se tratara de polvos de talco, evitando que entre en los ojos y en la boca. Se repite la operación al menos dos o tres veces al día para que resulte más efectivo.
  •  

Precauciones

Está contraindicado en el embarazo y la lactancia, así como en la infancia y en caso de insuficiencia cardiaca y renal, por la presencia destacada de alcaloides. Cabe insistir en el consejo de nuestros expertos de restringir su uso a aplicación tópica o bien a remedios homeopáticos con la supervisión de un homeópata.


Jordi Cebrián. Asesora: J Mª Teixé, herborista de «El Manantial de Salud»

 

 

suscribete Julio 2017