Llantén

Contra catarros e indigestiones

El llantén (Plantago sp) es una planta perenne de hasta 30 cm de altura. En función de la forma y tamaño de sus hojas puede ser mayor, mediano o menor. Las flores, diminutas y de color verde pálido, se agrupan en estrechas espigas tubulares.

Las semillas están recubiertas por una sustancia que se vuelve pegajosa con la humedad, lo que facilita su adhesión a las patas de los animales para poder así diseminarse.

De él se aprovechan las hojas y especialmente las inflorescencias, que son muy ricas en mucílagos y sales minerales. Éstas además contienen algunos glucósidos.

Propiedades medicinales

  • Su riqueza en mucílagos la hace destacar como una planta digestiva, eficaz contra las indigestiones, inflamaciones gástricas, diarreas, colitis, un exceso de gases en el abdomen y como revulsivo contra el estreñimiento.
  •  
  • Tiene un acusado efecto como planta expectorante y demulcente, capaz de despejar las vías respiratorias, reducir las décimas de fiebre y eliminar la afonía. Es un arma muy útil para plantar cara a los catarros, aplacar la tos persistente, combatir las infecciones de faringe, laringe y bronquios, y contrarrestar los efectos de la gripe.
  •  
  • Ha sido utilizado contra la tuberculosis pulmonar y la neumonía.
  •  
  • Por su efecto antiinflamatorio, actúa eficazmente contra el dolor de oídos y de muelas, y reduce la inflamación ocular.
  •  
  • El llantén es una planta muy polivalente, indicada igualmente como solución de apoyo en trastornos hepáticos y urinarios.
  •  
  • También se recomienda como cura contra las hemorroides y para sanar todo tipo de afecciones cutáneas.
     

Fórmulas de herbolario

  • Remedio contra la tos, la afonía y la irritación de garganta: Los herboristeros aconsejan una fórmula en la que se combina a partes iguales llantén con malvavisco, agrimonia y flor de malva.
  • Cómo prepararla: Se hierve durante 2 minutos una cucharada sopera rasa de la mezcla por vaso de agua. Se deja en reposo 10 minutos, se filtra y se le añade una pizca de miel o limón para mejorar el sabor. Se toman tres tazas al día, bien calientes.
  •  
  • Tisana para combatir la acidez de estómago: Para normalizar las funciones del sistema digestivo y contrarrestar la acidez de estómago se puede probar esta fórmula en la que el llantén se combina a partes iguales con poleo, cola de caballo, bolsa de pastor y regaliz.
  • Cómo prepararla: Se hierve durante 2 minutos una cucharada sopera rasa de la mezcla por vaso de agua. Se deja en reposo 10 minutos, se filtra y se le añade una pizca de miel o limón para mejorar el sabor. Se debe tomar una taza tras cada comida.
     
  • Para afecciones cutáneas: En tal caso es eficaz la infusión que resulta de mezclar a partes iguales llantén con caléndula, milenrama, rabo de gato y consuelda.
  • Cómo prepararla: Se hierve apenas 1 minuto y se deja en reposo 10 más. Se aplica untando una gasa estéril, sobre la herida, en frío. Una infusión de llantén, aplicada en compresa, puede ser un buen recurso también para aliviar los ojos enrojecidos y la conjuntivitis.

 

Jordi Cebrián. Asesora: J Mª Teixé, herborista de «El Manantial de Salud»

 

 

suscribete Julio 2017