Piña (Ananas comosus)

Ayuda a digerir y combate la celulitis

La piña tropical o ananás (Ananas comosus) es una planta bianual, de la familia de las bromeliáceas, de hasta metro y medio de alto, con el tallo corto y grueso, las hojas largas, estrechas, afiladas y rígidas, de márgenes espinosos y dispuestas en roseta basal.

Las flores aparecen en una densa inflorescencia central, que da lugar a una infrutescencia carnosa: la piña, exquisita y refrescante, que facilita la digestión y reduce la sensación de pesadez estomacal, por lo que forma parte importante en los postres de las opíparas cenas navideñas.

Se cree que fue Cristóbal Colón quien la trajo a Europa, donde recibió el nombre de piña por el parecido de sus frutos con las piñas de los pinos.

El principal componente de la piña es el agua, lo que hace de ella un alimento bajo en calorías, pero en cambio es muy rica en vitamina C y en menor medida en ácido fólico y vitaminas del grupo B, y contiene proporciones notables de minerales como hierro, fósforo, azufre y, sobre todo, magnesio y potasio.

Su composición bioquímica se completa con los ácidos málico y cítrico, responsables de su sabor algo ácido, glucosa, sacarosa y una enzima proteolítica, la bromelina o bromelaína, que favorece una buena digestión.

Propiedades medicinales

  • El corazón de la piña, rico en bromelina, se indica como apoyo en terapias de control de peso y para combatir la celulitis.
  •  
  • Por su alto contenido en potasio, la piña es diurética, depurativa, antiinflamatoria y antirreumática. Combate los edemas y la retención de líquidos, y previene la aparición de infecciones en las vías urinarias.
  •  
  • Tiene también capacidad hipolipemiante y vasodilatadora e inhibe la agregación plaquetaria, disminuyendo así el riesgo de padecer dolencias cardiovasculares y arteriosclerosis.
  •  
  • Es además mucolítica y antibacteriana, fluidificando la mucosidad que acompaña a las infecciones bacterianas como la bronquitis o la sinusitis.
  •  
  • La piña contiene bromelina, una enzima que facilita la fragmentación de las proteínas ingeridas. Éstas se convierten en aminoácidos, que son bien asimilados, paliando las digestiones pesadas y la acidez de estómago.
  •  
  • Los beneficios digestivos que aporta la piña se pueden aprovechar tomándola como fruta o bien en polvos o en cápsulas.
  •  
  • En uso externo, la decocción de sus hojas se emplea para la limpieza de heridas, llagas y quemaduras superficiales.
     

Fórmulas de herbolario

  • En dietas de adelgazamiento: Para beneficiarse de sus propiedades de control de peso y anticelulíticas basta con tomar una cucharada sopera rasa de corazón de piña en polvo antes de comer y cenar. Para mejorar el sabor se puede mezclar con canela en polvo, lo que también resulta un remedio válido en caso de digestiones lentas y pesadas, pues suplanta la falta de jugos gástricos, fundamentales para dinamizar la digestión.
  •  
  • En fibromialgia, dolor articular y gota:  Administrada en polvo –una cucharada de postre tres veces al día o bien en cápsulas–, y asociada a la papaína, la piña resulta apropiada para reducir el dolor articular y la gota, y se ha indicado, como apoyo, en caso de padecer fibromialgia.
  •  

Precauciones

Esta fruta, sin embargo, está contraindicada en caso de úlcera gastroduodenal y de gastritis, debido a sus ácidos y a su capacidad para estimular los jugos gástricos.

Presentación

Para disfrutar de sus propiedades y beneficios sobre la salud, se puede tomar cruda, como postre o en imaginativas ensaladas tropicales, pero también en zumos y refrescos. En los herbolarios se vende en polvo (corazón de piña), en cápsulas y en extracto líquido para uso externo.


Jordi Cebrián. Asesora: J Mª Teixé, herborista de «El Manantial de Salud»

 

 

suscribete Julio 2017