Sauzgatillo

Regulador hormonal y aliado de la mujer

Este bello arbusto, propio de riberas de ríos y de cauces secos, oculta poderosas propiedades curativas que lo convierten en una gran ayuda para aliviar determinadas dolencias de la mujer.

El nombre de sauzgatillo puede derivar de su parecido físico con los sauces, y su denominación científica (Vitex agnus-castus) hace alusión a su supuesta capacidad para disminuir la libido. Cuenta la tradición que las matronas que guardaban castidad se acostaban sobre hojas de sauzgatillo para alejar las tentaciones, y los monjes en la Edad Media masticaban sus hojas con el mismo propósito.

Lo cierto es que si no las hojas, sí se cree que las bayas son inhibidoras de la acción de las hormonas sexuales masculinas (andrógenos).

El sauzgatillo es un arbusto robusto que alcanza los dos metros de altura. Tiene el tallo erecto y las ramas flexibles, mientras que sus hojas son alargadas y pilosas en su revés.

Las flores, azuladas o púrpuras, son muy pequeñas y aromáticas y se disponen en espigas terminales. Se recolectan las inflorescencias y las bayas, que tienen un sabor picante no muy agradable.

Propiedades medicinales

  • El sauzgatillo contiene aceites esenciales (cineol y pineno), alcaloides (viticina), glicósidos, agnósido, principios amargos (como la castina) y flavonoides (como la casticina).
  •  
  • Su mayor virtud medicinal es como regulador hormonal femenino, ya que ayuda a estabilizar la producción de progesterona y de estrógenos por parte de los ovarios durante el ciclo menstrual.
  •  
  • Resulta útil asimismo para tratar distintos problemas ginecológicos, desde el síndrome premenstrual (reduce la hinchazón, la hipersensibilidad de las mamas y la irritabilidad o melancolía) hasta muchos de los síntomas que lo acompañan (como la migraña o el acné), pasando por las menstruaciones irregulares o ausentes y por una amplia gama de problemas relacionados con el desequilibrio hormonal femenino.
  •  
  • Se cree también que esta planta aumenta la producción de leche en las madres lactantes, siendo también útil para mitigar determinados síntomas relacionados con la menopausia: mareos, sofocaciones o estados de abatimiento.
  •  
  • El sauzgatillo también posee virtudes antiespasmódicas, por lo que resulta indicado para aliviar trastornos de tipo neurovegetativo, que pueden manifestarse en forma de ansiedad, insomnio, palpitaciones y espasmos.
  •  
  • Destaquemos por último que las bayas de sauzgatillo son aperitivas y diuréticas y ayudan a expulsar los gases.
  •  

Fórmulas de herbolario

  • Para normalizar los periodos irregulares: Se recomienda la tintura de sauzgatillo, que se prepara disponiendo la planta en un tarro de cristal y vertiendo alcohol hasta cubrirla. Se cierra el envase, se agita durante 2 minutos y se guarda 15 días en un lugar fresco y oscuro, agitándolo cada dos. Tras los 15 días, se cuelan las hierbas y se toman 40 gotas al día, diluidas en agua, durante dos meses.
  •  
  • Infusión para aliviar los síntomas de la menopausia: Esta tisana se elabora mezclando, a partes iguales, sumidades floridas y bayas de sauzgatillo con salvia y espino blanco en una proporción de una cucharada sopera por cada vaso de agua.
  • Cómo prepararla: Se hierve durante 2 minutos y, tras colarla, se deja reposar 10 minutos más. Lo ideal es tomarla en ayunas cada mañana.
  •  
  • Infusión para tratar la ansiedad, las palpitaciones y el insomnio: En caso de padecer trastornos de tipo neurovegetativo (ansiedad, insomnio, palpitaciones y espasmos) bastará con tomar una infusión de la planta después de las principales comidas.

 

Jordi Cebrián. Asesora: Trini Ferrán, herborista de «El Manantial de Salud»)

 

 

suscribete Julio 2017