Tilo

Un gran calmante ante la irritación nerviosa

El tilo es un árbol de porte majestuoso cuyas hojas acorazonadas y asimétricas tienen los márgenes dentados. Las flores son amarillentas, diminutas y de estambres numerosos, y están adosadas a una bráctea laminar de color verde pálido. Son muy aromáticas. El árbol crece en áreas montañosas húmedas, disperso en el interior de robledales y hayedos o mezclado con serbales y arces.

En Europa Occidental habitan tres especies de tilo, el de hoja grande, Tilia platyphyllos, presente en el tercio norte de la península y las montañas del sistema Ibérico, el de hoja pequeña, Tilia cordata, de hojas menores y de color más oscuro, que se limita al Cantábrico y los Pirineos y el tilo común, Tilia europea, un híbrido entre las dos especies, que es el que se planta en parques y plazas.

Se cosechan las flores y sus brácteas a los pocos días de su floración, que se suele producir entre junio y julio. Hay que dejarlas secar al sol, en un día sin humedad. Contienen un aceite esencial con geraniol, eugenol y farnesol, mucílagos, flavonoides, ácidos cafeico y clorogénico, así como taninos.

Propiedades medicinales

  • La infusión de flores de tilo, la conocida tila, es uno de los remedios naturales más utilizados para combatir los nervios. Actúa como un sedante muy eficaz para calmar las palpitaciones nerviosas, los estados de ansiedad y pánico y como una ayuda para acabar con el insomnio.
  •  
  • Se recomienda asimismo como una buena alternativa para tratar la hipertensión arterial, especialmente cuando está ligada a una situación de nervios, y para aliviar las jaquecas y aplacar la irritabilidad nerviosa.
  •  
  • Las infusiones de tila son también útiles para mediar en digestiones pesadas, acidez de estómago y gastritis, provocadas también por un exceso de nervios y por situaciones de estrés.
  •  
  • El tilo presenta una ligera acción antiespasmódica sobre la vesícula biliar, facilita la expulsión de pequeños cálculos y previene el estreñimiento.
  •  
  • Es también sudorífico y expectorante, y asociado a saúco y limón se indica contra resfriados y en procesos gripales.
  •  
  • Se emplea también como remedio antirreumático y desintoxicante en artritis y artrosis, para lo cual se aprovecha la corteza.
  •  

Fórmulas de herbolario

  • Tisana para las palpitaciones: Como medio para disminuir las palpitaciones se recomienda la tisana que combina a partes iguales: tilo, pasionaria, mejorana, espino albar y anís estrellado.
  • Cómo prepararla: Se hierve agua, se infunden las hierbas –una cucharada sopera de la mezcla por taza– durante 10 minutos y se cuelan. Se toman tres tazas al día, durante un mes seguido.
  •  
  • Tisana para jaquecas nerviosas: Para acabar con el dolor de cabeza en jaquecas nerviosas se asocia el tilo, a partes iguales, con betónica y melisa y se toman tres vasos al día, antes de las comidas o en ayunas.
  •  
  • Infusión para bajar la tensión: Por la combinación de sus efectos sedante y vasodilatador, las flores se integran en fórmulas para bajar la tensión arterial, mezclado a partes iguales con espino albar, valeriana y muérdago.
  • Cómo prepararla: Se toma una cucharada sopera rasa de la mezcla por vaso de agua, se hierve 2 minutos y se deja 15 más en maceración. Se toman dos dosis, a media mañana y a media tarde, endulzadas con una pizca de miel.

 

Jordi Cebrián. Asesora J Mª Teixé, herborista de «El Manantial de Salud»

 

 

suscribete Julio 2017