Vellosilla

Ayuda en infecciones urinarias y problemas de riñón

La vellosilla o pelosilla (Hieracium pilosella) es una bella pero modesta planta de la familia de las compuestas, emparentada con el diente de león. Goza de mucha estima en los herbolarios catalanes y levantinos, aunque es más bien poco conocida para el público en general.

Apenas alcanza el palmo de alto, tiene las hojas basales, en roseta, y lanceoladas, con el revés blanquecino y recubiertas de densa pilosidad.

Las flores son de color amarillo limón y se agrupan en capítulos, con las flores externas teñidas sutilmente de rojo por el dorso. Florece desde principios de primavera hasta finales de verano.

Se conocen muchas variedades de vellosilla, con sutiles diferencias morfológicas entre ellas. Se halla en toda Europa, incluida la mitad norte de la península Ibérica y espacios montañosos del sureste.


Propiedades medicinales

  • Con fines medicinales de la planta se aprovechan las flores y las hojas. Contienen flavonoides, cumarinas, ácidos fenólicos como el cafeico y el clorogénico, principios amargos, mucílagos y taninos.
  •  
  • De la vellosilla se destacan sus virtudes antibióticas y diuréticas.
  •  
  • Los herbolarios la indican para tratar las infecciones en el tracto urinario, como cistitis, uretritis, ureteritis y prostatitis.
  •  
  • También la recomiendan para favorecer la eliminación de los excesos de ácido úrico y urea, para prevenir la formación de cálculos en el riñón o contribuir a su expulsión por la orina, para rebajar la inflamación renal y para disminuir los edemas y la retención de líquidos.
  •  
  • Además, se le atribuye un ligero efecto hipolipemiante, por lo que puede ser útil para rebajar los índices de colesterol LDL y prevenir trastornos coronarios.
  •  
  • Se ha usado asimismo tradicionalmente para combatir las infecciones respiratorias, en procesos gripales y bronquitis.
  •  
  • Combinada con melisa, paliure y espino albar, la vellosilla se ha indicado como remedio antihipertensivo suave.
  •  

Fórmulas de herbolario

  • Menos ácido úrico: Los expertos proponen una fórmula diurética muy útil para rebajar los niveles de ácido úrico que combina vellosilla con hojas de abedul, raíz de diente de león y cola de caballo.
  • Cómo prepararla: Se emplean tres cucharadas soperas rasas de la mezcla por un litro de agua. Se hierve durante 1-2 minutos y se deja reposar otros 10. Se cuela y se toma durante el día, añadiendo una pizca de miel para contrarrestar el sabor amargo de la fórmula.
  •  
  • Tisana para frenar las infecciones urinarias: La vellosilla es un excelente antiséptico urinario, muy válido como alternativa a los antibióticos químicos. Para frenar la infección en caso de cistitis, prostatitis, uretritis o ureteritis, resulta eficaz esta fórmula que asocia vellosilla con otras plantas antisépticas como la gayuba, los estigmas de maíz y las hojas de arándano.
  • Cómo prepararla: Se emplean tres cucharadas de la mezcla por litro de agua. Se hierve durante 2 minutos, se deja reposar y se toma a lo largo de todo el día, en pequeñas dosis.
  •  

Presentación

Se encuentra en forma de planta seca para infusión, en tintura, extracto fluido y cápsulas. También se toma la planta fresca, recién cosechada.
 

Jordi Cebrián. Asesora: J Mª Teixé, herborista de «El Manantial de Salud»

 

 

suscribete Julio 2017