Yerba mate

Reenergizante y quema grasas 

Cualquier argentino o uruguayo que uno conozca puede decir maravillas del mate, y por poco que se haya viajado a esos países ya se habrá percibido que el mate es, en efecto, mucho más que una simple infusión tonificante: es una tradición irrenunciable, un ritual social y un estilo de vida.

Pero lo primero que se nos aclararía es que lo correcto es llamar «yerba mate» o «hierba mate» –y no «mate»– a la planta Ilex paraguaiensis, de la que se obtiene esta infusión. Se trata de un arbusto de hoja perenne que puede alcanzar los 15 metros de alto, con las hojas oval-lanceoladas, dentadas en sus márgenes, flores blancas y frutos esféricos de color rojo.

Crece en ambientes subtropicales cálidos y húmedos de Paraguay, sur de Brasil (Matogrosso), norte de Argentina (Misiones y Corrientes) y Uruguay.

La infusión tiene un sabor algo amargo y un claro efecto estimulante. No en vano se dice en Argentina: toma mate y avivate, sin el acento, por supuesto. La costumbre es tomarlo en compañía, pasándose el mate de mano en mano.

Propiedades medicinales

  • La yerba mate contiene alcaloides –xantinas, teofilina, cafeína (o mateína) y teobromina–, polifenoles, saponinas, taninos y ácido ursólico. Aporta vitaminas C y del grupo B. Destaca, en efecto, por su poder estimulante sobre el sistema nervioso central, y se indica frente a la astenia, la melancolía y la desmotivación.
  •  
  • Hoy en día ya es muy fácil encontrar yerba mate de sabores diversos, combinada con cítricos (naranja, limón, pomelo), con canela, con plantas como la salvia, con leche o café o incluso con aguardiente. El tereré –del guaraní tirirú, referido también a la calabaza–, por su parte, es un mate frío muy popular en Paraguay y el norte de Argentina.
  •  
  • La yerba mate actúa también como un diurético y antioxidante natural, y ayuda a combatir la retención de líquidos y el estreñimiento, pero sobre todo se destaca por su función saciante, como inhibidor del apetito.
  •  
  • Beber yerba mate ayuda a tener menos hambre, pues presenta efectos lipolíticos y glucogenolíticos, y actúa como un activador de la termogénesis. Todo ello la convierte en una herramienta eficaz para quemar calorías y grasas y permite emplearla como coadyuvante en tratamientos adelgazantes.
  •  

Preparar el mate: todo un ritual

  • El mate, para ser exactos, es el recipiente donde se colocan las hojas. Con ellas se obtiene una infusión estimulante. Inicialmente, la infusión se preparaba en una calabaza vacía (mate en quechua significa «calabaza»), pero hay recipientes de madera, de porcelana, de metal o forrados de cuero. En ellos se disponen las hojas secas y trituradas, y se añade agua caliente, lo que se llama «cebar el mate». Se suele sorber con la ayuda de un tubo metálico o bombilla, con perforaciones en los extremos.
  •  

Precauciones

  • La yerba mate, como es lógico, no se recomienda si se sufren episodios de ansiedad, palpitaciones, arritmias, insomnio o hipertensión, así como en caso de gastritis y úlcera gastroduodenal.
  • No se debe administrar a embarazadas ni a menores de 16 años, y se desaconseja tomarla por la noche. 
  •  

Presentación

En hoja seca para infusión, a veces mezclada con otras partes de la planta, en hoja pulverizada, en tintura e incluida en productos dietéticos para perder peso, pomadas y complementos.
 

Jordi Cebrián. Asesora: J Mª Teixé, herborista de «El Manantial de Salud»

 

 

suscribete Julio 2017