#Todosaldrabien

¿Por qué la música nos ayuda en los malos momentos?

Jordi A. Jauset (músico, ingeniero y doctor en comunicación)

La música nos caracteriza tanto o más que la posibilidad de hablar y nos mueve profundamente. Por ello la música y los sonidos pueden servir tanto para conocerse mejor como con fines terapéuticos.

Difícilmente encontraríamos a una persona que mostrara indiferencia ante su exposición a la música. Somos seres musicales y la reacción que experimentamos ante ella es básicamente biológica, por eso mostramos esa sensibilidad que tantas veces hemos percibido.

Sabemos que la música es útil para relajarnos y para concentrarnos, que es capaz de modificar nuestros ritmos fisiológicos, de alterar nuestro estado emocional, de cambiar nuestra actitud mental e incluso de aportar paz y armonía a nuestro espíritu.

La música cambia el cerebro

El sonido tiene su origen en una vibración y la música suele definirse como una agrupación de sonidos organizados, con una determinada estructura rítmica, melódica y armónica.

Aunque resulta difícil aceptar que tanto el sonido como la música existen únicamente en nuestro cerebro, realmente es así, ya que la sensación sonora es el resultado de una percepción. Por ejemplo, si un guitarrista interpreta el acorde do mayor (notas: do, mi sol), este no se propaga por el aire como tal.

La física nos explica que se genera una vibración inducida por la excitación y el movimiento de las correspondientes cuerdas de la guitarra, que se transfiere a las partículas circundantes del aire y provoca una variación de la presión atmosférica.

Esta es detectada por el sistema auditivo e interpretada en el cerebro como una sensación sonora, la que corresponde al acorde ejecutado por el guitarrista. Por ello también es posible percibir dicha energía sonora a través de la piel, al interferir la onda de presión en el cuerpo –si nos acercamos a unos altavoces que estén reproduciendo frecuencias bajas "sentiremos»" físicamente su impacto–.

Precisamente, uno de los recursos que utilizan para bailar las personas con problemas graves de audición consiste en sostener unos globos entre sus manos para percibir, a través de ellos, las vibraciones sonoras propagadas por el aire.

Artículo relacionado

Beneficios música para cuerpo y mente

5 beneficios de la música para tu salud física y mental

¿Cómo nos afecta la música?

Existen dos vías distintas y simultáneas de captación de la energía acústica. Por una parte está nuestro órgano auditivo: un sistema diseñado para convertir la información acústica en impulsos nerviosos que a través del nervio auditivo, y vía el tálamo, son conducidos hacia distintas áreas del cerebro para su posterior decodificación e interpretación.

Dicha percepción origina una respuesta bioquímica que es modulada por nuestras características individuales (experiencia, vivencias, entorno, cultura). Se activan conexiones neuronales, se generan neurotransmisores, se actúa sobre determinadas glándulas que afectan a la producción de hormonas...

Todo ello tiene su repercusión en nuestras constantes fisiológicas, nuestro estado de ánimo y nuestras capacidades cognitivas. Por otro lado, hay que considerar los efectos de la energía acústica cuando impacta en nuestro cuerpo.

Tal como ocurre en cualquier fenómeno de interacción, una parte de dicha energía se absorberá, otra se reflejará y otra penetrará, propagándose a través de nuestra piel, huesos, órganos, tejidos y células, aunque en cada impacto se reducirá la proporción de energía transmitida.

De hecho, es fácil explicar en términos globales la influencia de los sonidos y de la música en el ser humano como una interacción de energías: la acústica y la propia, como seres energéticos que somos. Cuando hay una interacción de energías, siempre existe una respuesta ya sea positiva, negativa o neutra. De la misma forma que un bisturí en manos de un médico puede salvar vidas y en manos de un psicópata puede suprimirlas, el sonido y la música son meros instrumentos que hay que conocer y saber utilizar para que sus efectos sean los deseados.

Es conocido que las vibraciones físicas, en las zonas inferior y superior a la audible, se han utilizado en conflictos bélicos mediante sofisticados diseños de armas sónicas. Pero, también –en la banda ultrasónica– como eficaces métodos de diagnóstico médico (ecografías) o de intervención clínica (disolución de cálculos de riñón, tratamiento de tumores).

Artículo relacionado

Deva-Premal

"Cantar mantras genera paz"

La música genera placer

El sonido y la música han tenido una gran influencia en nuestro bienestar desde tiempos ancestrales. Además, dada su capacidad para evocar recuerdos, nos hace revivir situaciones y emociones que aún conservamos en algún recóndito lugar de nuestro cerebro, de hecho, en dispersas zonas que la inteligente red neuronal asocia, localiza y recupera para hacerlas conscientes sincrónicamente.

Artículo relacionado

Musicoterapia

La música te ayuda a conectar y a ser tú mismo

El gran poder de la música, aparte de superar las barreras entre culturas, es su gran influencia en ciertas áreas cerebrales que compartimos con otras especies y que responden a necesidades básicas de supervivencia. La música genera placer, por ello en algunos países llega a prohibirse aduciendo motivos religiosos.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?