Amor sano

Mantener un espacio personal fortalece la relación de pareja

Mireia Simó

Cuando nos enamoramos deseamos estar en un estado de fusión casi permanente con la persona amada, pero para que el vínculo sea equilibrado y saludable necesitamos tener un espacio personal en el que sentirnos realizados.

Los roles tradicionales asignados a las mujeres están relacionados con la entrega, la complacencia, la abnegación, la pasividad, vivir para otros y tener en cuenta el bienestar de los demás antes que el propio. Estos estereotipos facilitan un tipo de relación de sometimiento y falta de espacio personal propio, con la consecuente insatisfacción vital y merma de autoestima.

Mantener un espacio personal hace que las relaciones de pareja sean más nutritivas, fuertes y gratificantes.

Como dice Fina Sanz en Los vínculos amorosos (Kairós), “Nuestro espacio personal, en términos generales, es nuestra vida. Conlleva implícitamente el concepto de libertad, de individualidad, de autorresponsabilidad con la propia vida”.

Es aquello que experimentamos en nuestro interior, nuestros sentimientos, pensamientos, ilusiones, fantasías, proyectos, intereses, temores, aficiones, preferencias, inseguridades, decisiones... Y es también nuestra manera de relacionarnos con los demás, los lugares que ocupamos y los roles que desempeñamos.

Artículo relacionado

reserva-espacio-para-ti-en-tu-agenda

Tú también cuentas: resérvate hueco en tu agenda

En una relación de pareja conviven ambos espacios. Cada uno puede tener amigos que no son comunes, aficiones distintas e intereses personales. Este planteamiento conlleva el respeto de la individualidad y la identidad personal, así como una comprensión real del concepto libertad. Al mismo tiempo, también tiene que haber momentos compartidos para poder mantener la pareja viva y unida.

Cuando dos personas tienen construidos sus espacios personales, es mucho más fácil que logren un equilibrio que facilite un encuentro saludable.

Es entonces cuando se hacen realidad las palabras de la psicoterapeuta Virginia Satir: “Quiero amarte sin absorberte, apreciarte sin juzgarte, unirme a ti sin esclavizarte, visitarte sin exigirte, dejarte sin sentirme culpable, criticarte sin herirte y ayudarte sin menospreciarte. Si puedes hacer lo mismo por mí, entonces nos habremos conocido verdaderamente y podremos beneficiarnos mutuamente”.

Cómo encontrar el equilibrio

Para lograr la armonía entre espacios personales y compartidos, es necesario dedicar a la relación y a uno mismo una mirada clara y sincera.

  • Reflexiona sobre tu día a día. Piensa en tus pensamientos, tus miedos, tus inquietudes, tus fantasías, tus preocupaciones, tus intereses y tus gustos. Cómo son tus relaciones con las personas significativas para ti, a qué dedicas tu tiempo y si haces o no aquello que te gusta y quieres.
  • Revisa tus renuncias. ¿Últimamente has descuidado algo importante para ti? Algunos acontecimientos requieren una dedicación tan grande que es fácil descuidar el espacio personal y olvidarse de lo que nos enriquece y nos ayuda a crecer interiormente.

Lo importante es que nos demos cuenta para tenerlo presente, nutrirlo y cuidarlo.

  • Valora lo que hacéis juntos. ¿Cuánto espacio compartido tenéis? ¿Coincide con tus necesidades y deseos? Para algunas parejas es importante tener todos los días un momento de intimidad para comentar cómo ha ido la jornada. Para otras es importante ir a cenar sin sus hijos cada cierto tiempo.
  • Potencia la comunicación. Explica a tu pareja lo que necesitas. Del mismo modo, pídele que te diga cómo está y si desea algún cambio. La falta de comunicación hace que el vínculo se debilite y la relación se distancie. En cambio, ser conscientes de las necesidades nos ayuda a actualizar la pareja, a reestructurar y renovar la vitalidad, la ilusión y la satisfacción personal y compartida.

Artículo relacionado

Mujer ríe y se tapa la cara con un cojín

A solas con tu placer y... ¡disfruta de una cita contigo!

Cómo recuperar nuestro espacio personal

Clara no se había dado cuenta de que durante años estuvo tan volcada en su pareja que, poco a poco, había ido perdiendo su espacio. Él establecía las reglas y ella las aceptaba actuando siempre como se esperaba de ella, sin pronunciarse y de manera complaciente. Todo parecía funcionar bien, hasta que un día quedó con unas amigas para comer.

Todas comentaron cómo les iba. María contó que había comenzado un curso de fotografía. Rosa les enseñó fotos del estudio que había montado en su casa. Lola explicó que colaboraba con una ONG. Aurora las invitó a unirse a su grupo de senderismo. Hablaron de sus últimas lecturas, de sus proyectos, sus deseos, sus momentos compartidos y de soledad...

Artículo relacionado

Protección  ante las críticas

Mi espacio de protección personal

Clara estuvo casi todo el tiempo en silencio experimentando un dolor, una tristeza y un desasosiego que no le apeteció compartir, a pesar de que le preguntaron en varias ocasiones.

A partir de ese día, fue cada vez más consciente de que no tenía una vida propia ni un espacio en el que realizarse.

Su incomodidad creció y empezó a hacer pequeñas reivindicaciones: abrir una cuenta de correo electrónico, quedar para cenar con una amiga... A su pareja no le gustaban estas iniciativas, y empezaron los conflictos. Él cuestionaba su amor y le decía que si se comportaba así era porque ya no quería estar con él; cada gesto de Clara le despertaba una inseguridad que transformaba en violencia.

La situación empeoraba a marchas forzadas y, finalmente, Clara decidió separarse.

En el momento de la ruptura no sabía quién era ni qué quería hacer con su vida, pero con el tiempo fue proponiéndose objetivos que la estaban ayudando, poco a poco, a construir su individualidad más allá de sus relaciones.

Artículo relacionado

te quiero pero no me perteneces

"Te quiero" no es "Me perteneces"

Poco después, me contaba con una sonrisa que estaba ilusionada, viviendo la experiencia de ver despertar su capacidad de disfrutar, de sentirse a gusto y motivada. Tras una separación de pareja muy dura, se había dado cuenta de que durante mucho tiempo había descuidado su vida propia casi por completo; además del dolor de la pérdida, había sentido un gran vacío.

En cuanto empezó a construir su espacio personal pudo desengancharse de una relación que, aun terminada, la había seguido teniendo atrapada durante meses.

Ahora estaba movilizando su energía hacia algo que le aportaba satisfacción. Había empezado a estudiar y estaba tan entusiasmada que había dejado de mirar a su ex y su vida como si fuera la suya propia. Cuando le hice notar que sonreía sin parar mientras compartía conmigo estas sensaciones, se dio cuenta de que era un momento vital muy importante para ella.

Así es. En la medida que hayamos construido previamente nuestro espacio personal y nuestra identidad, podremos establecer vínculos afectivos más equilibrados y saludables. Las personas nos enriquecemos y crecemos en nuestro espacio personal, y eso es algo que también aportamos a la pareja.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?