Fermentados bote

Paso a paso

Fermentados vegetales caseros

Ana Montes

Muchos fermentados comerciales son pasteurizados, es decir, sin microorganismos vivos. Y hay poca variedad. Por eso, aprender a hacer los nuestros nos asegura probióticos caseros y personalizados, otra ventaja.

El proceso de elaboración es sencillo y el mismo método puede emplearse para cantidad de variaciones.

Paso 1

Para iniciar la elaboración de todos los fermentados, seguimos el mismo proceso: troceamos finamente o rallamos los vegetales y los amasamos en un bol con sal (marina o del Himalaya). Luego, estrujamos las verduras con las manos para sacarles el jugo. Así romperemos sus paredes y la sal penetrará en ellas. Después, se combinan con ingredientes al gusto: especias, bayas, frutas u otros vegetales.

Amasar fermentados

Paso 2

El siguiente paso es el prensado. La verdura debe quedar lo más compacta posible dentro del bote de vidrio, sin llegar al borde, para lo que utilizamos un tarro de un tamaño inferior que el nuestro para introducirlo en él y presionar, liberando el aire. Existe una maza de madera específica para esto. Después, a modo de tapa vegetal podemos usar la hoja de alguna de las verduras, como la col.

Fermentar Prensado de verduras

Es muy importante la cantidad de sal que añadamos: ni mucha ni poca. Mejor sazonar con prudencia y como si se tratara de una ensalada, teniendo en cuenta que la sal debe notarse.

Fermentados verduras en bote

Paso 3

Para finalizar, cubrimos nuestras conservas fermentadas con una tapa de tela, con la precaución de no cerrarlas herméticamente hasta finalizar el proceso.

Artículos relacionados

suscribete Julio 2017