Ganado Kenia

Opinión

Cuanta más carne, menos alimentos y más conflictos

La producción de carne provoca que se reduzca la tierra disponible para cultivar alimentos vegetales que darían de comer a más personas.

Cristina Rodrigo

Veo países pobres que venden su grano a Occidente mientras sus propios hijos mueren de hambre en sus brazos (...) para que podamos comer un filete". Con esta frase, Philip Wollen, filántropo australiano y productor del documental Earth-lings, resume una de las causas de la desigualdad alimentaria mundial: la codicia por la carne.

Según la organización Justicia Alimentaria, de los alimentos que importa la Unión Europa, el 75% lo destinamos a alimentar al ganado. Para su director, Javier Guzmán, "el modelo alimentario actual destruye las tierras de los países latinoamericanos y sudafricanos". Se está expulsando de sus tierras a los campesinos con el fin de utilizarlas para el pastoreo y el cultivo de alimento destinado al ganado.

Cada día hay menos tierras para cultivar

Javier Guzmán señala que países como Paraguay destinan hasta el 95% de sus tierras al cultivo de grano para el ganado y dejan un porcentaje muy pequeño para los productos locales.

El alimento para el ganado, como la soja o el maíz, se cultiva en grandes superficies llamadas monocultivos. Estos no solo tienen un enorme impacto ambiental, sino que incrementan la pobreza debido al desigual acceso de las tierras. Según Oxfam, mientras 300.000 familias campesinas viven sin tierras, la mitad del terreno paraguayo está en manos del 0,5% de los propietarios (muchos de ellos extranjeros).

Conflictos en África

En el África subsahariana la situación es dramática. The New York Times se ha hecho eco de la crisis que existe en Laikipia (Kenia), donde el número de vacas ha aumentado en un 60% en los últimos 15 años y los pueblos se enfrentan por las tierras de pastoreo.

Además, los países subsaharianos son especialmente vulnerables al cambio climático, tanto por su dependencia del sector agrícola como por su limitada capacidad económica e institucional para responder al aumento de las temperaturas o las sequías. Según el European Council on Foreign Relations, la principal causa de migración en el África subsahariana es precisamente el clima.

Los consumidores decidimos

Si disminuyera la demanda de carne, los países que ahora exportan alimento para el ganado y reses recuperarían sus tierras para su propia alimentación. La responsabilidad de cambiar este sistema recae en las instituciones políticas, pero también en nosotros como consumidores. Nuestros hábitos de consumo pueden reflejar el mundo que queremos, en el que nuestras decisiones alimentarias respeten a los animales, al medio ambiente y a las personas.

suscribete Abril 2018

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?