Dormir bien

4 ejercicios fáciles para dormir de un tirón

Sentirse descansado por la mañana después de dormir bien despliega las mejores facetas de nuestro carácter y nos hace felices.

Gerard Arlandes

Ejercicio para dormir. 1. La cúpula

1 / 4

1. La cúpula

De pie, con las rodillas sin tensar y el peso repartido en las plantas de los pies, eleva los brazos por los lados, con las palmas mirando hacia fuera, hasta formar una cúpula. Bájalos por delante con las palmas mirando al suelo, hasta que descansen de nuevo a los lados. Respira dos veces al subir y dos al bajar.

ejercicio para descansar. 2. Soltar

2 / 4

2. Soltar

  • Junta las palmas, con las puntas de los dedos hacia delante. Desde ahí dibuja un ocho durante cuatro respiraciones. El cuerpo participa del movimiento de los brazos. Repite cuatro veces y cambia el sentido.
  • Siéntate en la cama y entrecruza los dedos de las manos por debajo de la rótula de una pierna. Con los brazos rectos, expande el pecho (los omoplatos entran). Respira cinco veces y repite con la otra pierna, corriendo los dedos una posición al entrecruzarlos.
  • Con la espalda recta, deja caer el tronco hacia delante, empezando por la cabeza y bajando vértebra a vértebra. Respira tres veces e inicia el camino de vuelta.

estiramiento para dormir. 3. Abrir la respiración

3 / 4

3. Abrir la respiración

  • De rodillas sobre la cama, con el tronco hacia delante, el peso bien repartido entre las cuatro extremidades y los brazos sin tensar, entra los omoplatos para abrir el pecho. Sin dejar esa apertura ni la posición de las manos, lleva el cuerpo hacia atrás como si te tiraran del cóccix. En esta postura, la «estela», el estiramiento se siente en la espalda. Repite tres veces.
  • Desde la posición anterior, relaja los brazos y la cabeza para entrar en la postura de la «tortuga». Cuenta diez respiraciones y, después, en la misma posición, abre las rodillas sin separar los pies. El aire, que antes se distinguía en la espalda, se dirigirá al vientre. Relájate en la postura durante diez respiraciones.

estiramientos para descansar. 4. Torsión relajante

4 / 4

4. Torsión relajante

  • Ponte boca arriba sobre la cama. Con un cojín bajo las rodillas, siente primero el peso del cuerpo a partir de las superficies de contacto con la cama y observa qué partes pesan más. Dobla las piernas, con los pies separados como los hombros. Con los pies actuando como bisagra, las piernas bajan hacia la derecha y vuelven al centro tres veces. La cuarta permanecen ahí durante cuatro respiraciones. Vuelve a la posición inicial y observa cómo han cambiado los apoyos. Repite a la izquierda. Al dejar las piernas a un costado, la torsión de la columna vertebral junto con el sistema nervioso reorganiza el cuerpo y estimula la respiración.
  • Repite el ejercicio anterior, pero además de las piernas, gira la cabeza hacia la derecha y arrastra el brazo izquierdo por el lado izquierdo sin despegarlo de la cama hasta hacerlo pasar por encima de la cabeza y, dibujando tres cuartos de círculo, llegar a la posición fetal. Repite al otro lado y espera plácidamente al sueño.

Ejercicios fáciles y eficaces contra el insomnio

El método cotidiano de relajación por excelencia, el más practicado y reparador es el sueño. Decía Shakespeare:

«En el banquete de la vida, dormir es el mejor alimento»

La falta de horas dormidas produce fragilidad corporal, agotamiento físico y mental, en la mayoría de casos mal humor y, si no se remedia, la pérdida de la salud.

El sueño reparador se puede recuperar de muchas maneras. Por ejemplo, antes de ir a dormir, reduciendo la actividad paulatinamente hasta llegar al mínimo posible, de manera que se pueda centrar la atención en cosas que ayuden a relajarse.

La mejor postura para dormir

Sueño reparador

La mejor postura para dormir

Pero, aun así, a veces se sigue sin hallar el descanso. Uno no sabe cómo manejar la intranquilidad; la respiración se acorta e incluso puede parecer que apenas pasa de la garganta y que falte el aire.

Cuando se presentan sensaciones así y no se logra dormir, se puede acudir al cuerpo en busca de auxilio.

Etiquetas:  Dormir Gerard Arlandes

suscribete Julio 2017