High-Intensity Interval Training para fortalecer el corazón

Cardiosaludable

Ejercicio a intervalos para fortalecer tu corazón

Para reforzar tu salud cardiovascular se recomienda realizar una rutina que incluya esfuerzo físico intenso, combinado con momentos de recuperación.

Aunque la mayoría de personas saben que la actividad física es saludable, se estima que alrededor del 30% de la población mundial no realiza el suficiente ejercicio.

A menos que se realice un trabajo muy exigente físicamente, una rutina de ejercicio es la mejor opción para mantenerse en forma..

En muchas ocasiones es complicado disponer de tiempo libre para practicar ejercicio. En tales casos se puede realizar una rutina que incluya el máximo esfuerzo en el mínimo tiempo.

Cómo es el entrenamiento de intervalo de alta densidad

El entrenamiento de intervalo de alta intensidad o HIIT (High-Intensity Interval Training) es un término amplio, sirve para designar aquellos entrenamientos que implican períodos cortos de ejercicio intenso, alternados con períodos de recuperación.

Una de las mayores ventajas de HIIT es que se obtienen beneficios máximos de salud en poco tiempo.

Típicamente, un entrenamiento HIIT tendrá un rango de 10 a 30 minutos de duración. A pesar de lo corto que es el entrenamiento, puede producir beneficios para la salud similares al doble del ejercicio de intensidad moderada.

La actividad real que se realiza varía, pero puede incluir correr, andar en bicicleta, saltar la cuerda u otros ejercicios.

Independientemente de cómo se implemente, los intervalos de alta intensidad deben involucrar períodos cortos de ejercicio vigoroso que aceleren el ritmo cardíaco y fortalecen el corazón.

Rutina HIIT para mantener en forma el corazón

Eivind Wang, de la Universidad de Utah, propone el ejercicio de alta intensidad a intervalos para mantener la salud cardiovascular.

Esta sesión de ejercicio es segura a todas las edades y estas son sus 5 fases:

  1. Calienta durante 6 minutos a un ritmo que te permita conversar sin dificultad.
  2. Sube una cuesta (5-20% de inclinación) para aumentar la frecuencia cardiaca. La respiración se acelerará y no podrías hablar si lo intentaras.
  3. Reduce el ritmo de la carrera hasta que de nuevo te sea posible hablar.
  4. Repite los pasos 2 y 3 tres veces más.
  5. Finaliza con un enfriamiento de 3 minutos.
suscribete Julio 2017

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?