Relajación cotidiana

5 ejercicios para descansar tus pies

Te proponemos cinco ejercicios para los pies, fáciles y eficaces, que realizados cada día te liberarán de tensiones

Bibiana Badenes

ejercicio 1 cuadrado. 1. Deja caer el peso sin fuerza

1 / 5

1. Deja caer el peso sin fuerza

  • Coloca una pelota de tenis debajo de la cabeza de los huesos metatarsianos del pie, como se ve en la foto.
  • Los dos pies han de estar alineados con las caderas y entre ellos, mirando al frente.
  • Los talones se apoyan en el suelo, las rodillas están sueltas (sin hiperextensión) y el peso se reparte por igual.
  • En cada espiración, relaja el cuerpo en busca de un mejor enraizamiento en el suelo.

No comprimas o aprietes la pelota. La clave del ejercicio radica en sentir que dejas caer el peso sin realizar fuerza alguna.

Mima tus pies. 2. Conciencia y relajación

2 / 5

2. Conciencia y relajación

  • Lleva la pelota a la zona media de la planta.
  • Cuando el pie esté cómodo sobre la pelota lleva el talón al suelo y apóyalo bien. Si te resulta posible, apoya también los dedos.
  • Siente ahora, mientras realizas este ejercicio, cómo se van relajando poco a poco otras partes de tu cuerpo.
  • Lleva la atención durante la espiración a la mandíbula, las manos, los hombros…

Observa si bloqueas la rodilla durante el ejercicio. Procura no hacer compensaciones

Ejercicio para los pies. 3. Dónde están tus límites

3 / 5

3. Dónde están tus límites

  • Con la pelota en el talón del pie deja los dedos descansando en el suelo.
  • Observa si hay limitaciones o acortamientos en los tejidos alrededor de los dedos, si puedes tocar el suelo con todos los dedos o si hay algún dedo en particular que sientes que está más acortado.
  • Concéntrate en la parte que sientes limitada, y luego deja caer suavemente el peso de tu cuerpo sobre ella. Recuerda que debes mantener relajada la parte superior del cuerpo.
  • Realiza un chequeo de tu cuello, de los hombros y de las manos, buscando en estas partes del cuerpo los puntos más sensibles.
  • Siente la respiración y, en el momento de la espiración, vuelve a dejar más peso en la zona afectada.

ejercicio4_DSC4738 Cuadrada. 4. Integra pie y pelota

4 / 5

4. Integra pie y pelota

  • Adelanta una pierna, como si dieras un paso al caminar.
  • Coloca la pelota bajo la parte delantera del pie, en el arco trans- verso, tras los dedos. El peso se apoya en el pie de atrás.
  • De manera gradual, como al caminar, ve pasando peso del pie atrasado hacia delante, a la pelota. Siente luego la presión bajo la planta del pie.
  • Continúa añadiendo peso a la pierna adelantada hasta que notes cierta sensación de alivio.
  • Mueve el pie más hacia delante sobre la pelota, poco a poco, hasta que esta quede cerca del talón.

ejercicio5_DSC4783 Cuadrado. 5. ¡Has ganado seguridad!

5 / 5

5. ¡Has ganado seguridad!

  • De pie, sin pelota, realiza un examen interno de todas tus sensaciones a un lado y otro del cuerpo.
  • Pondrás sentir las tensiones a distancia que se manifiestan en el pie, y a la inversa.
  • Observa si los pies están mejor o peor apoyados en el suelo, si la zona de contacto es más ancha que de costumbre o que antes de la sesión... Cada persona percibe cosas diferentes.
  • Este ejercicio es un regulador de tonos e invita al sistema nervioso a acabar de soltar las tensiones innecesarias.

Lo que percibes es una mayor seguridad en el apoyo y emocionalmente una mayor autoconfianza.

Cómo liberar tensiones

Estamos hechos para caminar, pero andamos menos de lo necesario y nos cuesta ser conscientes de todo lo que implican unos pies sanos. La manera en que los pies contactan con el suelo y cómo se reparte el peso del cuerpo sobre ellos es clave para una buena respuesta neuromuscular.

En la planta y en los tendones existen receptores sensoriales conectados con el resto del cuerpo a través del sistema nervioso. Cualquier tensión en algún punto se ve reflejada en ellos.

Para obtener resultados óptimos, realiza cada uno de los ejercicios que te proponemos durante 2 minutos, pero de forma consciente.

La postura debe ser cómoda para que puedas disfrutar del momento. Antes de empezar, familiarízate con tus pies, siente los apoyos, la distribución del peso en la planta, el equilibrio…

Artículos relacionados

suscribete Julio 2017