9 estrategias para disfrutar del verano

Preparación psicológica

9 estrategias parar disfrutar de la vacaciones ¡de verdad!

Las rutinas que seguimos la mayor parte del año se alteran y los conflictos latentes pueden salir a la luz

Manuel Núñez y Claudina Navarro

Sol y calor. Luz intensa, noches agradables y más tiempo libre… El verano lo tiene todo para convertirse en la estación predilecta. Pero a algunas personas les molestan las temperaturas elevadas o el bullicio frecuente en estos meses. De hecho, el verano despierta amores y odios.

Las vacaciones lo prueban: son los días más anhelados del año, pero no es raro que defrauden unas expectativas de felicidad exageradas o bien que provoquen tensiones o incluso rupturas de pareja debido a la convivencia más estrecha.

Los días de verano son intensos y merecen una preparación práctica y psicológica que ayudará a disfrutar de la gran variedad de posibilidades que ofrece la estación, más allá del sol y la playa. Conviene cuidar ciertos aspectos de la actitud con que nos enfrentamos al tiempo de ocio.

Prepárate mentalmente

1. Hacer planes personales, que satisfagan las propias inquietudes, evita verse arrastrado por las tópicas actividades del verano de sol y playa a las que impulsa la inercia.

2. Concederse un periodo de transición evita que se traslade el estrés del trabajo a los días de ocio. Suele ser un error plantearse una apretada agenda de vacaciones. ¿Cuándo disfrutaremos de no hacer nada?

3. Hay que disfrutar del momento, en vez de depositar todas las esperanzas de goce en el futuro. El camino es tan importante o más que la meta.

4. Las mujeres suelen asumir casi todas las responsabilidades de la casa y los niños, mientras los hombres están realmente de vacaciones. Quizá sea un buen momento para corregir costumbres injustas.

5. El afán por cumplir expectativas puede sabotear las vacaciones. Parte de su gracia está en las sorpresas e incluso en superar sobre la marcha las dificultades que se planteen.

5 alimentos que te protegen del sol

Piel sana e hidratada

5 alimentos que te protegen del sol

6. Hay que reservar tiempo para la pareja. Las vacaciones deberían fortalecer la relación, pero a menudo surgen roces debido a la mayor convivencia.

7. El tiempo para uno mismo es igualmente importante. Es frecuente que durante las vacaciones se sienta invadido el propio espacio vital. Hay que defenderlo y respetar el de los demás sin entablar conflictos.

8. Una dosis de aventura, de experiencia excitante, puede garantizar que las vacaciones dejen un poso en el recuerdo. A menudo la aventura se encuentra en la sensación interior ante algo que nos lleva más allá de lo que ya conocemos.

9. Lo idóneo es regresar de las vacaciones con amor y serenidad. Al hacer las maletas pueden recordarse con una sonrisa los buenos momentos, las personas que hemos conocido…

Si no podemos evitar que nos invada la tristeza, habrá que analizar qué cosas de la vida normal conviene cambiar para que resulte más apetecible.

Artículos relacionados

suscribete Julio 2017