4 formas de cultivar la atención plena

Mindfulness

Vive el aquí y el ahora

Cultivar la atención plena y disfruta de nuevo de los pequeños placeres de la vida

Eva Mimbrero

Centrarse en el presente enseña a vivir aquí y ahora, algo que de forma natural frena el ritmo.

«Caminar atentamente es una forma excelente para salir de una cabeza inquieta y estresada y sentir el contacto de los pies sobre el suelo».

Esta es una de las bases de la meditación de atención plena o mindfulness, que puede practicarse en diversos momentos del día.

Comer con conciencia

Comer es algo tan habitual que resulta fácil caer en el automatismo, sobre todo si mientras ingerimos estamos atentos a otras cosas (la televisión, la lectura, las preocupaciones...).

Para romper esta tendencia es importante centrar la atención en los sentidos.

Los alimentos no solo se saborean con el paladar: también pueden disfrutarse con la vista, el olfato y el tacto (al identificar sus diferentes texturas). Prestando atención la comida se disfruta más e incluso deja más satisfecho.

Trabajar con las manos

Las manualidades ayudan a centrarse plenamente en lo que se está haciendo, acallando el ruido de una mente demasiado activa.

Hacer punto, pintar acuarelas, moldear cerámica o aprender bricolaje puede ser relajante y, además, da la satisfacción de crear algo con las manos y expresar nuestra creatividad.

Sentir los pasos

«En la vida cotidiana, el hecho de caminar suele consistir en desplazarse, lo más rápidamente posible, desde el punto A hasta el punto B. Pero no es lo que sucede durante el paseo meditativo, cuyo objetivo es utilizar cada uno de los pasos como una ocasión para conectar con el momento presente», nos dicen Bob Stahl y Elisha Goldstein en su libro "Mindfulness para reducir el estrés".

Escuchar la música

La música está muy presente en nuestras vidas pero... ¿realmente la escuchamos o se ha convertido en una melodía de fondo mientras hacemos otras cosas?

Dedicar un rato a la semana a escucharla plenamente, sintiendo la vibración de las notas, los sentimientos y las sensaciones que nos despiertan, es una buena manera de disfrutar de nuevo de los pequeños placeres de la vida.

Artículos relacionados